ALAE NOCTIS – Rising from the grave, 2013

Enlaces: Facebook Twitter

alaenoctis03Atrás, ya muy lejos, queda la década de los 90’s cuando unos jovencísimos (casi niños) músicos cartageneros comenzaban a diseñar una extraña criatura cimentada en el sonido DarkWave. Ésta traería al mundo su primer vástago (Alae Noctis, 2008), donde el grupo nos mostraba un metal asentado en una base muy electrónica y con alma post-punk. Profundas y densas atmósferas góticas alimentaban entonces un trabajo discográfico muy disperso pero bastante homogéneo, donde el lector asiduo a este webzine podía encontrar temas tan interesantes como “Night-owl Young” pero también otros horrorosos (hablamos de gustos) como “Fiesta en el cementerio” y “Espectros”, más cercanos al rock gótico o post punk.

Cyborgs (2010) fue la obra que les catapultó a lo más alto del género a nivel nacional. Con un sonido dotado de una gran idiosincrasia, homogeneizando y compactando su sonido después de aquel debut, Cyborgs era, ante todo, lógico. Si el proceso de composición del álbum homónimo duró más de un lustro, quizás mucho más, el de este segundo disco era de apenas dos años. Por fuerza se trataba de una obra mucho más homogénea, más conexa, con un sonido más metal e industrial. Más consistente, ya no solo por apostar íntegramente por el inglés en sus letras, sino porque ya uno no tenía la sensación de escuchar canciones más metal y otras más punk o siniestras. Los extremos se juntaban dando lugar a algo mágico y magnético.

¿Dónde queda Rising from the grave (2013), nuevo álbum de la formación, a todo esto? Pues en un término medio, que no en tierra de nadie. Rising… me parece una combinación de las mejores cualidades de ambos cd’s, y es que, por un lado mantiene esa inspiración que ya tenía Cyborgs, y por otro lado vuelve a diversificar su apuesta (incluso en el idioma), esta vez más cercana a los gustos más clásicos o metaleros. Incluso hardrockeros dentro de esa electrónica ochentera, a lo MENTAL DEFECT por ejemplo en “Voodoo bluesman”. Fijaos que hasta el seguidor de todo unos MOTLEY CRÜE puede morder el anzuelo con “Win or die”… Y el de unos REINCIDENTES con “Antihéroe del after-punk”, tema que quizás amague con romper la coherencia del álbum. Probablemente en ese sentido Rising… tenga menos consistencia formal que Cyborgs, aunque todo suene a ALAE NOCTIS.

No obstante hablar de canciones resultaría estéril, más cuando se trata de un disco de 18 cortes. Ahí están “The limits of life” o “Ritu ex mortuis” entre los temas que destacan sobre el resto (mañana podría elegir otros dos diferentes, y pasado mañana otros dos), dentro de un compacto que vuelve a estar grabado en los estudios Mirage y que apuesta por lo sintético y electrónico. Guitarra, bajo y batería siguen sintetizados, como en el pasado, y lo siniestro y oscuro tienen su protagonismo, aunque en este sentido he de decir que han ido atenuándolo con el paso de los años, algo que resulta evidente en este nuevo trabajo.

Un paso al frente, sin perder de vista el camino recorrido. Rising from the grave gana en diversidad respecto al álbum anterior, pierde en consistencia, pero definitivamente vence en inspiración. Me da la sensación que estos músicos saben de dónde vienen pero no hacia donde caminan. Parece que en todo momento hacen lo que les apetece y eso, a veces, marca el norte. 

firmatopo

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS