AKOUPHENOM (ESP) + DENTELLADA (ESP) + KURSK (ESP) – Salamanca – 30/03/19

Enlaces:

Akouphenom+Dentellada+Kursk_Nave Bunker Salamanca_30.03.19_01Plan de fin de semana: conducir de Madrid a Salamanca para disfrutar de un concierto en un polígono industrial y dormir en el maletero. Se trata, asimismo, de mi primera experiencia de fotografía “profesional” de un evento en vivo, por lo que llevo una Canon prestada que debo proteger con recelo. En el cartel, tres bandas que no conocía hasta el momento: AKOÚΦENOM (“Akoúphenom”), DENTELLADA y KURSK. Tres bandas del underground oscuro nacional de más al norte de la latitud 41 (la línea imaginaria que une Barcelona y Oporto). ¿Qué los ha hecho bajar al corazón de la Meseta Norte? La camaradería y la Nave Bunker Salamanca, una sala que rivaliza con muchas de la capital.

Lo único que me indica que he llegado al destino es un grupo de metalheads bebiendo ante una fachada de ladrillo y puertas metálicas. Al estar apartado de la ciudad, solo los coches aparcados indican la asistencia y, a media hora antes del supuesto comienzo (20:30), solo están las tres furgonetas y mi Viejo Gruñón. Salgo para escudriñar el ambiente, me compro la cerveza local “Nave Bunker Salamanca” (no recuerdo si era pale ale, ¡muy buena en todo caso!) y, como he venido solo, me lanzo a charlar con cualquier persona dispuesta a interactuar.

La congregación es reducida, distendida y amistosa. Mientras una banda hace el soundcheck, las demás están afuera charlando. Saltan las bromas de que, en un concierto de black/death, nunca sabes si ya han comenzado a tocar o si están aún con las pruebas. Hablo con Pablo, el frontman o “ametrallador” de KURSK, sobre cómo la normalización de la parafernalia bélica nazi en el black les hizo dar un paso más allá y enfocarse en la soviética. Con Marcos, a las pieles de DENTELLADA, nos preocupamos sobre el estado socio-político actual, y en un paréntesis debatimos sobre el llamado “espíritu ruso”. Hay varios acompañantes con cámaras, así que, naturalmente, les pido consejo para sacar bien las fotos. Tengo la suerte de toparme con una estudiante de fotografía que me indica la mejor configuración de ISO, velocidad del obturador y de otros detalles para eventos en salas. Lo más llamativo, en cambio, es que se trata de una alquimista de la fotografía: realizaría todas las fotos en una buena cámara con carrete que después revelaría con líquidos, lámparas rojas y recitando letanías secretas. Mientras la última banda hace las pruebas, nosotros ya empezamos a echar quinielas: vendrán diez, quince, veinte asistentes en total… Algún que otro coche más aparca, alguien da la señal y nos metemos al fregao.

La oscuridad revela un cráneo de macho cabrío montado en el micro y, tras ella, aparecen las tres figuras de KURSK. Los chicos de Ourense comienzan a descargar su death metal termonuclear a través de su tema instrumental homónimo. Comenzando con un aire doom, enseguida establecen lo que será un campo de batalla sónico. El ametrallador resulta ser una bestia que escupe ladridos guturales armado con su guitarra. Manuel aporta tanto blastbeats como ritmos más pausados, con abrasadores acentos que incitan a agitar las cabezas. Y Diego “Cannibal”, al bajo, se mantiene impávido, casi ajeno al cruel bombardeo al que nos someten. Con “General Invierno” parece que una tormenta de granizo cae sobre la batería. Por el contrario, el instrumento troquela con precisión el riff principal de “1945”, un tema más experimental e inyectado con arpegios malvados y atonales à la BUCKETHEAD. El Frente Oriental se despliega desde la mirilla del Ejército Rojo en ocho episodios más y, hacia el final del setlist, ¡suena una inesperada versión de “Electric funeral” de BLACK SABBATH!

Setlist:

Kursk

Marchan los T-34

General Invierno

1945

Guerra Relámpago

KV-1 Matanazis

Ataúd nuclear

Sturmovik

Stalingrado

Electric funeral” (ver. BLACK SABBATH)

Unsinkable Sam

La tralla continúa con el death/grind en catalán de DENTELLADA. También se componen de un trío, aunque solo necesitan dos instrumentos (guitarra y batería, más la voz) para llevarnos a un paisaje acústico de pesadilla. Narcís, micro en mano y puños apretados, transmite una contagiosa vitalidad mientras Edu reparte malvados riffs que, en más de una ocasión, resuenan a los primeros trabajos de SLAYER. Emitiendo choques sónicos, ora ritmos crust, ora pasajes de ominoso timbal, está Marcos. La ausencia de bajo no quita en absoluto profundidad o vigor al sonido de los temas, ejecutados casi sin pausas con una técnica impecable. Visualmente, tras el primer tema, el ambiente se vicia de rojo y se mantiene durante todo el resto del setlist. Como dulce sorpresa al final, Pablo de KURSK invade el escenario para compartir rugidos con la desgarradora voz de Narcís. Cualquier intento de fotografiar el momento es fútil ya que la energía que emanan es indomable.

Setlist:

Ruines

Infern

Espectre

Setge

Maleït

Tenebra

Escorxador

Morta

Arrastrat al crematori

Món esclau

Las pausas entre las bandas las aderezo con las latas (más baratas) de una conocida cerveza madrileña. En cierto momento me surge un pequeño conflicto con alguien de la escena metalera salmantina – no sé si me he metido en un baño para mujeres por error (resultó ser unisex) pero tuve que defenderme con un “¡todo el mundo tiene la misma vejiga!”. Las paredes del baño: hasta arriba de pegatinas y pintadas, algunas de las cuales huelen a tinta fresca, como “DENTELLADA DEATHKRUST BCN”. Oigo los primeros acordes de la última banda y salgo corriendo a primera fila:

Gélido black/death de AKOÚΦENOM venido de A Coruña. Comenzando con la atmosférica y acústicamente variada “Upper cycle of infinitails”, los chicos irradian un talento, coordinación y profesionalidad que no nos dejan indiferentes; con ellos agotaría el espacio de la cámara. La variedad técnica de Prgich (batería), la precisión de Pandemic (guitarra), la bestialidad de Korgull (bajo) y el carisma de Dragon (voz y guitarra) subliman una noche muy intensa con complejos temas entrelazando acordes, dobles bombos y hasta tres voces. El sonido de cada instrumento está bien definido y la acústica de la sala es realmente buena, lo que para un acto de estos géneros es vital para hacer llegar los matices diferenciadores. Asimismo, el juego de luces comprende una gran diversidad de pasajes: oscuridad, estallidos, combinaciones tenebrosas y cruda luz blanca. Dragon nos hace partícipes del blasfemo acto culminando con la versión de “Maze of torment”, de MORBID ANGEL y, aún insatisfechos, suplicamos por más tralla. Estos adiestradores de la atmósfera negra volverían con un último tema, que termina repentinamente con unos cegadores focos blancos.

Setlist:

Upper cycle of infinitails

Flesh sublimation

Death Chaos Void

Éxtasis zenobítico

Maze of torment” (ver. MORBID ANGEL)

Extrema unción

La luz desvela la presencia de algo más de veinte metalheads que no han dudado en desplazarse entre tres y ochocientos kilómetros y que lo han dado todo, tanto sobre como ante el escenario. La adrenalina, el sudor y las ganas de más se mantienen en el backstage: los gallegos han traído licor de café y planean festejar en alguno de los bares metal de la ciudad. Por otra parte, DENTELLADA vuelve a la carretera, no sin antes vender algunas camisetas con cuyo beneficio financiarán el combustible. El merch de las demás bandas incluye un gran número de cassettes, mientras que KURSK reparte gratis sus CDs de Promo 2019. Gran parte de la música que se ha interpretado aún no se ha publicado, por lo que, de momento, el privilegio reside en disfrutar de estas bandas en concierto o teniendo alguna de las escasas copias amateur. La infernal noche acaba con el cierre de la puerta metálica. La fachada se funde con las demás naves industriales y, mientras los pocos que quedan se dispersan, yo me adentro en el campo para cenar y dormir en un pequeño maletero.

Texto y fotografía:

Comparte:

COMENTARIOS