AGRESIVA – Eternal Foe, 2012

Enlaces:

Los madrileños AGRESIVA por fin debutan con su primer largo, tras la demo editada en 2010, Sent to War, que ya sentaba las bases de lo que ha sido, es y supongo será AGRESIVA. Porque AGRESIVA responde al prototipo de bandas que se mantienen fieles a sus orígenes y, aunque puedan evolucionar, no revolucionan ni alteran sus principios básicos. Al fin y al cabo, un ejemplo de todo lo que digo es este Eternal Foe, en el que el grupo vuelve a combinar con acierto el heavy metal, thrash y power USA, con la voz ya característica de su cantante  Samuel, signo de identidad de la banda junto a esos riffs propios del thrash metal y solos de guitarra más del heavy clásico.

Atrás (hace bien poco) queda la salida del grupo del miembro fundador Eduardo Chamón, y por delante esperamos la actuación de la banda en el Pounding Metal en mayo, y en la sala Ritmo & Compás junto a EVILE este mes de abril. Carne de cañón de festivales como el primero, AGRESIVA no esconde esa autenticidad a veces proclamada tan explícitamente en otras formaciones. Esa legitimidad es, en este caso, espontánea y natural. Desde influencias OVERKILL / VICIOUS RUMORS hasta MEGADETH / ANTHRAX, pasando por solos de guitarra que recuerdan el heavy de los Metal Gods JUDAS PRIEST, el grupo nos invita a la escucha de un disco con ocho cortes más una intro, que se hace –como no podía ser de otra forma-  corto.

A la vieja usanza, vaya. Como lo es también el haber probado antes suerte con la demo de hace dos años, como se hacía antaño. Y es que AGRESIVA recupera dos de estos antiguos temas para la ocasión, convenientemente regrabados, esta vez en los estudios Traste Cero, con mucho mejor sonido, y con la mezcla y edición a cargo de Dan Díez en los Sonolab. Algo que contrasta con los medios con los que contó el grupo en la maqueta, totalmente autoproducida, grabada y mezclada por ellos mismos.

En esta ocasión el resultado es excelente, porque justamente así debe sonar AGRESIVA. Con ese regusto 80’s y totalmente alejado de las producciones recargadas tan propias de los tiempos que corren. De esta forma, podemos disfrutar de canciones como Hell Town y Eternal Foe, con influencias innegables del grupo de Dave Mustaine, incluso ANTHRAX, o de los cortes regrabados de la demo (The End of the Game y Sent to War), con peso de bandas como los primeros METALLICA u, otra vez, los de Scott Ian y Joey Belladona.

Sin embargo, hay espacio para el heavy metal más clásico y acelerado con The Glorious Revolution e If, y para disfrutar del corte más original y brillante del disco: Pale Horse (Red D’Éath).

100% recomendado para oídos old school y, lo que está en boga llamar, “trues”. Para ese tipo de público está diseñado un disco que se puede conseguir a través de METAL CRUSADERS y que, haciendo caso a su título, es enemigo eterno de la contemporaneidad e innovación… Entusiasta, eso sí, de las bases que una vez hicieron grande nuestro rollo.

Comparte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *