AGONICA – Collapse, 2016

Enlaces: Facebook Youtube Twitter BandCamp

AGONICA siempre me han parecido una evolución constante, y Collapse, el nuevo eslabón en esta cadena. Desde su EP Portraits of Suffering, ya dejaban claro que no iban a parar quietos. Que aquello solo era el preludio de lo que fue después un magnífico A New Onset. Ambos lanzamientos son una muestra de saber hacer un death metal alternativo a casi cualquier corriente extrema, permitiéndose tomar referencias e influencias de todas partes, separados por un escalón que no hace peor al predecesor, sino que supone un afán natural de superación, en cuanto al sucesor.

Con los primeros segundos de este nuevo lanzamiento, siento exactamente lo mismo. Otro paso más, un nuevo sonido que no abandona la esencia de lo que es, y que va un poco más lejos. Y lo hacen sin una necesidad de experimentar, o de querer dar un giro de ciento ochenta grados. El norte está marcado, y siguen ese camino sin perder el ritmo, pero sabiendo que quedarse en tradicionalismos repetitivos es lo que más daño les puede hacer. Las guitarras dobladas que encontramos ya en el punteo de “When a man refuses his own being”, son solo el aperitivo. Un tema que tiene una carga rítmica importante y que se permite un lujo como ese, aporta cierta frescura inesperada, muy agradecida.

De tema a tema, hay cierto crescendo que si bien no sorprende, demuestra el poco miedo a los retos por parte de los gallegos. Quizá es porque las canciones siguen ciertas dinámicas al comenzar y al cerrar. Salvo el tema central que abre y cierra de una manera menos abrupta, en general todo acaba como tiene que acabar, sin florituras esperpénticas ni estirarse hasta el aburrimiento, dando pie a que lo siguiente siga este patrón cuasi fractal. Abrimos, desarrollamos, cerramos, y volvemos a abrir una figura mayor que se desarrolla como hasta ahora, en un sentido que aporta una perspectiva más completa de lo que ya hemos observado.

No es que “Collapse” (esta figura central que da nombre al disco) se diferencie del resto en este sentido, pero se permite el lujo de ser distinta, para que todos los temas que vienen a continuación sean también algo que se permite ciertas licencias que hacen que todo avance, en otro sentido al establecido, sin romper lo hecho hasta ahora. Como si este diseño fractal que hemos mencionado, fuese cambiando de color, poco a poco, sobre un eje que hace que de tonos más oscuros, pasemos a otros más brillantes.

Creo reconocer ciertos matices que me traen recuerdos a BEHEMOTH, por la pisada y el empuje que aportan, sin abandonar nunca un concepto primigenio. En este caso, el death metal. Sin embargo, las guitarras pasan de ser una traducción melódica de lo rítmico, a un punto en el que abandonarse y jugar en otra liga. Y siempre he alabado la labor del bajo (a cargo de Ismael) para saber rellenar a la perfección sin que este abandone a la batería a su suerte, o esta necesite de cambios especiales para compensar… pero aquí me tengo que quitar el sombrero. No hay nada que se deje al azar en la composición de estos temas, y ha quedado reflejado a la perfección en cómo ha quedado grabado y masterizado. Puedo decir (sin miedo ninguno) que la aportación de esta banda a la escena, es algo de aplaudir. Porque han hecho lo que han querido, como lo han sentido, y sin traicionar ni un ápice de lo que suponían en el momento de su concepción.

Sigo creyendo por otra parte, que no están teniendo el reconocimiento que merecen. Quizá por la saturación de bandas en una escena muy competitiva (que no quiere decir que sobren, sino que hay que mojarse el culo para hacerse un hueco), porque llevamos demasiado en una crisis que afecta a la cultura, o porque les ha tocado competir desde un primer momento con un gran auge por parte de géneros como el deathcore (negar que bandas de este estilo han tenido una influencia inmensa en la parte más extrema del metal, sería negar méritos) que han terminado dejando su impronta en formaciones con una mentalidad más enfocada a la adaptación que seguir una línea compositiva constante.

Y sin ser algo malo, ni hacer ascos a este tipo de influencias (seguro que más de uno de los miembros han mamado de esto), han sabido cumplir primero con ellos mismos, y después con este nuevo abanico de posibilidades. Adoptar y adaptar detalles y matices es complejísimo, sobre todo cuando tienes muy clara tu línea de trabajo, pero no les ha temblado la mano a la hora de explorar técnicas que, de haber sido otro grupo con menos carretera, habría seguido el cliché a rajatabla, y aquí paz y allá gloria.

Después de tantas escuchas, no voy a coger y decir que Collapse sea una obra maestra. Es un muy buen disco. Efectivo y directo, campamento base de picos más altos. Si queréis recrearos en un lanzamiento muy correcto, disfrutable, y hecho con mimo, esta es una opción a no despreciar.

Comparte:

COMENTARIOS