AGE OF TORMENT (BEL) – I Against, 2013

Enlaces: Web Oficial MySpace Facebook

ageoftorment01De Bélgica nos llega el nuevo trabajo de AGE OF TORMENT, banda formada a principios de 2009 en Bruselas, fundada por Shaun Van Calster (LENGHT OF TIME, RESISTANCE) y que en el último tercio de aquel año entra en estudio para grabar su primer álbum, “Dying Breed Reborn”, editado en 2010 por Ultimhate Records. Tres años después golpean de nuevo con “I, Against”, auspiciado bajo el sello italiano Wormholedeath, en un álbum que empasta bien con el primero por las contadas colaboraciones que tiene, las de Jonas Sanders (PRO-PAIN, RESISTANCE), quien graba todas las baterías del disco, y los arreglos de piano en Silencio a cargo de Nico Lamartire. Todo ello en armonía con las de Miqe (IN-QUEST) y Ross (LENGHT OF TIME, ANGEL CREW) de su primer álbum.

Musicalmente hablando, “I, Against” se mueve en un terreno muy abonado actualmente para bandas de thrash metal moderno. De hecho, me atrevería a decir que combinan, con acierto, este género con el metalcore, aportando la riqueza estilística de otros subgéneros con bastante juicio.

Así, podemos encontrar esa combinación de voces guturales y limpias tan propias del metalcore sobre una base thrash (ahí están esos riffs y la velocidad tan propia del género de Native, Witness the End y Your Skin Will Burn), así como elementos y matices rescatados del doom (My Own Disease) e incluso del stoner (When I Tear Down The Walls), amenizado todo ello por unos riffs de guitarra propios del death metal melódico que se cuelan en, por ejemplo, Even If I Die. O por riffs del death más clásico en el tema estrella, el que da título al disco, el verdadero gancho del cd.

Un caleidoscopio, en definitiva, de influencias de todo tipo, al que el grupo da sentido en todo el álbum, consiguiendo una consistencia y coherencia formal muy difíciles de conseguir si atendemos a sus ingredientes (quizás se sale un poco de esta lógica Liberate Tuteme Ex Infernis y Salvation, las cuales, muy hellhammerianas, se puedan considerar como bonus track al estar situadas al final del disco).

Si, además, hay tiempo para el respiro con la intro inicial y los dos interludios (Interlude 2.1 e Interlude 2.2), aparte de la inclusión de temas más cortos como By My Own Hand o Il N’y a Pas d’Orchestre, el resultado es una mezcla de potencia y violencia con momentos más pausados y muy bien situados en el disco.

El resultado: precisamente el contrario a toda esa infinidad de bandas que apuestan por el metal moderno basado en el thrash contemporáneo y el metalcore, las cuales no ofrecen nada interesante (siempre en mi opinión), al menos generalmente. Puede gustar tanto a seguidores de MACHINE HEAD, SWITCHTENSE o BLIKSEM, lo cual amplia mucho su radio de acción en cuanto a gustos del público. Al final él es quien tiene la palabra…, ¿o no es así?

firmatopo

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS