AFTERFLESH (ESP) – Corrupted, 2020

Enlaces:

Cualquiera que haya nacido en una población de tamaño pequeño y mediano de este país sabrá que con, respecto a las escenas musicales, cuanto más extremas sean las propuestas más se cerrarán los círculos de público y bandas, provocando así el llamado fenómeno «aquí estamos los mismos cuatro de siempre». Una muestra más es AFTERFLESH, un trío (casi) sevillano formado por miembros de bandas activas y difuntas de la capital del Valle del Guadalquivir como MONKEYPRIEST, LEAD COFFIN, SCUMWORM o LAPIDATED (siendo esta la excepción ejidense).

Un hijo de la endogamia musical que afirma estar a medio camino entre el brutal death metal y el beatdown hardcore. ¿Cumple lo que promete? Dependiendo de nuestra percepción inicial. Si esta está enfocada en estándares modernos, probablemente se nos venga a la mente algo como THE ACACIA STRAIN, BLACK TONGUE NO ZODIAC a la hora de establecer paralelismos, y fallemos a la hora de establecer similitudes. Como los recién mencionados, se mueven en aguas pantanosas es las que uno no sabe cuándo empieza y acaba otro género. Pero quizás por la producción, que es más humilde y menos contundente (no hay que olvidar que estamos ante una demo de dos temas), y por un enfoque de la vieja escuela cuando toca ponerse más violentos, la ecuación final es tremendamente parecida a los primerizos DYING FETUS.

Un sonido sucio, que vacila entre secciones rapidísimas y medios tiempos, casi como si tuviesen un interruptor. Sin embargo, esta estrategia está mejor planteada en «Corrupted«, el segundo corte, que en «Consumed by consumption«. Si bien disfruto de ambas caras, en especial de ese chugging tan puerco que suena a hardcore noventero, parece que en el primer corte el trío hace las secciones por cupos, como si ambas partes tuvieran que tener la misma representación por alguna extraña norma. «Ahora te toca a ti, después a mi», y el precio a pagar es la previsibilidad y cierta sensación de forzamiento.

Su corte hermano, en cambio, no tiene ese problema. No se preocupa tanto por una representación igualitaria, y por ello suena mucho más completo y cohesionado; donde no existen los cambios bruscos, todo es consecuencia de lo anterior. Es una canción con una mejor estructura, que incluso se permite alguna pequeña sorpresa en forma de sampler.  

En cualquier caso, no hay motivo para el alarmismo; si hacemos caso al propio grupo, esto es sólo un pequeño adelanto de un futuro álbum completo. Con lo que hay tiempo suficiente para reforzar los puntos positivos y eliminar por completo aquello que aún queda por pulir. 

Comparte: