AETERNAM (CAN) – Al Qassam, 2020

Enlaces:

Puede que la banda culpable de que hoy escriba estas líneas se encuentre entre una de mis diez favoritas dentro del palo, pero confieso que iba un poco con las expectativas bajas antes de la escucha de su nueva obra. Al-Qassam, que así se titula, es el cuarto disco del acto canadiense AETERNAM y ha sido editado de forma independiente. Al-Qassam supone el cuarto esfuerzo de este soberbio proyecto, que mejora con cada lanzamiento, aunque si bien comentaba al comienzo, venía a escucharlo con las expectativas algo bajas. Los motivos son dos principalmente: el primero es que la primera escucha del primer adelanto no me enganchó tanto como esperaba. El segundo motivo viene un poco derivado del primero, pues decidí no escuchar ningún adelanto más hasta que saliera el disco, esperando que las siguientes escuchas del primer single, ya en conjunto con el resto de material, fueran algo más embaucadoras y también con la bala en la recámara de no hacerme demasiadas ilusiones, por si luego el disco no resultaba lo esperado, no llevarme un gran chasco.

Por suerte para mí y para todos los ‘metalheads‘, Al-Qassam es una nueva muestra de la capacidad de estos musicazos y de su buen gusto no únicamente para componer sino también para ejecutar y aplicar los arreglos pertinentes para que sus obras sean más cercanas a largometrajes de alta producción o a fenomenales novelas que a discos. Estos canadienses poseen una habilidad brutal para dibujar imágenes en tu mente que evocan grandes y antiguas civilizaciones, echando mano del folclore medioriental y la sinfonía para crear atmósfera, ambientación y hacer que los cortes que componen el que es su cuarto álbum en larga duración suenen repletos de gloria, de epicidad, de misticismo y de poder. No exagero en absoluto cuando digo que, de seguir así, AETERNAM continuará su actividad discográfica futura a base de discazos, pues de igual modo que ya incluyera en mi top diez de Subterráneo en el año 2017 su anterior trabajo (Ruins of empires), incluiré sin titubear este Al-Qassam en mi top diez de este año.

Esos maravillosos pasajes sinfónico-folclóricos se pugnan el protagonismo con los elementos metálicos, pues éstos están al mismo nivel o por encima incluso. Elementos metálicos bien cargados de metal extremo que se basa mayoritariamente en un death metal demoledor, variado, moderno y sin demasiadas complicaciones. Van directos a tu puta yugular, haciendo que parezca fácil lo que hacen. A pesar de no basarse en la técnica como pilar indispensable, no se puede dudar de que albergan mucha habilidad en sus maneras a la hora de ejecutar sus instrumentos.

Podemos percibir ciertos destellos de géneros como el progresivo, el black, el thrash o incluso el metalcore en algunos momentos, que enriquecen y completan un generoso abanico de riffs, ritmos y recursos. Además de esto, la melodía sigue muy presente en AETERNAM, tanto en lo referente a las guitarras (quizá en este aspecto es ligeramente más extremo y menos melódico que su predecesor) como en lo que atañe a las voces, que se reparten casi en un ‘fifty-fifty‘ las labores limpias y las guturales. Da igual qué técnica emplee su ‘frontman‘ a la hora de expeler la lírica, pues domina a la perfección sus capacidades vocales, sonando feroz en los guturales y bello en las líneas melódicas. Además, sus compañeros de banda apoyan con backing vocals y coros de diversa índole, por si todo lo que te acabo de describir te parecía poco, espalda de amianto.

No tengo ninguna duda de que se trata del mejor disco y más maduro de estos canadienses hasta la fecha y eso es mucho decir, pues sólo encontraréis discazos en su discografía. Si te van bandas como BRYMIR, SEPTICFLESH, MELECHESH, KARTIKEYA, ORPHANED LAND, ARKAN o incluso SCARAB o MYRATH, ni te plantees un “luego me lo pondré” como opción, pues son un compendio de todas estas grandes bandas pero llevado a cabo con mucha personalidad y sentimiento.

 

Comparte: