ÆPOCH (CAN) – Awakening inception, 2018

Enlaces: Facebook BandCamp

Si se me permite, y creo que si no también (que total, soy yo el que hace esta crítica), hoy voy a tomar esto por un camino algo diferente al habitual. Al menos en la introducción y tal; ya luego me pondré a decir lo mismo de siempre aunque con diferentes palabras.

Quizás no soy la persona más adecuada para hacer la crítica de este disco, ya que no soy un gran experto en esto del death metal, aunque sí que le he dedicado horas y horas de mi vida, escuchando bandas desde NECROPHAGIST hasta BLOODBATH, pasando por HYPOCRISY o grupos de la oleada melódica de Göteborg.

Al llegar a mis manos el CD de estos canadienses y viendo que practicaban un death metal técnico, me temí que podía ser otro grupo de esta nueva hornada de bandas hiper técnicas, hiper veloces e hiper violentas y agresivas donde muchas veces lo que prima es ser el más rápido, el más brutal y tocar todas las jodidas notas del mástil mínimo tres o cuatro veces por tema, seis o siete si el tema dura más de cinco minutos. Donde el grupo se pierde es un pajerismo virtuoso y deja de lado lo que, para mí, es realmente importante: la canción en sí misma. Parir un tema con gancho, que puedas recordar y que te venga a la cabeza en los momentos más inesperados. Crear una melodía, un patrón definido y que te haga recorrer un camino más o menos claro. Y no que sea un continuo de saltos hiperespaciales de solos, riffacos ultra rápidos y guapos y redobles imposibles de batería a velocidad de infarto. Lo que quiero decir, sin irme por las ramas es, la técnica al servicio del tema y no al contrario.

Al enfrentarme al primer tema del disco pensé que no iba muy desencaminado, pero a medio tema ya no lo tenía tan claro. Sí, ahí estaban esas partes locas a lo ARCHSPIRE (sin llegar al nivel de estos, ya que eso pocos grupos pueden hacerlo) y por supuesto una técnica envidiable, pero también había un fondo y unas formas, una estructura y un solo al uso y no cuatro mil por tema.

Con el segundo tema “Delirium of Negation”ya acabaron de desconcertarme y de engancharme al mismo tiempo, puesto que es un tema casi de puro death metal melódico de los 90 – principio de los 2000, con un aire al estilo finés muy marcado (todo pasado por su particular tamiz y visión del género), donde al final del tema el bajo se hace amo y señor del mismo.

Y llegamos al tercer tema “The expiration”, donde todo explota en tu cara. El grupo se marca un inicio de tema al más puro estilo DEATH, tanto vocalmente como musicalmente, que te la pone de cemento casi al instante para luego irse por derroteros más agresivos, groovies o lo que les salga de las narices. Fue en este tema donde me di cuenta de que esta banda no se iba a limitar a un solo estilo y que su disco iba a ser algo realmente variado y entretenido.

Y así es. Este Awackening inception se puede decir que es una amalgama de casi todas las variantes de death metal, donde su pilar es el death metal técnico/progresivo de la vieja escuela, más algunos aderezos de thrash y black que le dan color y más variedad al conjunto.

Y no solo de variedad estilística vive este disco. Vocalmente es un disco muy heterogéneo donde podremos encontrar la voz principal, una voz gutural poderosa y muy rasposa, acompañada por una más aguda al estilo Schuldiner, que se marcan unos juegos brutales. También hay espacio para guturales más cercanos al gorrineo y voces más convencionales, como al final del tema que da título al disco.

La producción del disco es otro punto que destacar, sonando moderna y clásica a la vez. Los solos de guitarra me suenan jodidamente clásicos hasta sonar jebis en algún tema que otro. Las guitarras y riffs suenan rabiosos, violentos, poderosos y modernos. Y el bajo… ay, amigos, el bajo, ese fretless que está omnipresente en todos los temas y que se permite hacerse amo y señor de la canción en momentos puntuales del disco, tanto en la melodía como en los solos. El inicio de “Mentally raped by Christ“es un claro ejemplo de esto, empezando con un bajo made in DEATH que poco a poco se fusiona con las guitarras, que se sacan de la manga un jodido riff que bien podrían haber parido los mismísimos ANNIHILATOR en su mejor época.

En definitiva, estos canadienses con su opera prima se han sacado un disco magnífico y jodidamente entretenido. Muy técnico, veloz y agresivo, pero sin dejar que ninguna de estas características se coma a las otras y sobre todo creando temas sólidos y con gancho.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS