AEPHANEMER (FRA) – Prokopton, 2019

Enlaces: Facebook

Fue no mucho después del lanzamiento del maravilloso EP instrumental Know thyself que conocí a AEPHANEMER. Ya no recuerdo bien si por Facebook o en YouTube, pero el caso es que la importancia que han tenido internet y las redes sociales en mi cultura musical se puede equiparar en algunos aspectos a la importancia que ha debido tener también para el bueno de Martin Hamiche y lo que comenzó siendo un proyecto en solitario.

Tras granjearse una envidiable y fiel legión de seguidores a través de estos canales, a base de playthroughs de guitarra y buenas maneras compositivas, este multiinstrumentista decidió dar el salto e ir un paso más allá contando con más músicos para poder llevar su música a directo. Así pues, dos años después de aquel EP instrumental editaron Memento mori, primer LP ya como banda y con voces. Ya en su día lo comenté cuando lo analizaba para la web, que no terminaba de encajar a AEPHANEMER como un proyecto con voz, pero no porque no me gustasen las maneras de su frontwoman Marion Bascoul; como ya indiqué en su día, creo que era por la tremenda devoción que le profesaba a aquellos cortes instrumentales que emanaban de su debut. Esto hacía que tuviera la sensación de que las melodías no eran tan disfrutables, ya que, como es normal, las composiciones se adaptan más a dejar algunos espacios sin tanta melodía para que esta no le quitase protagonismo a la voz y viceversa. También comenté que en cuestión de niveles en la producción esas melodías no eran tan palpables, pero bueno, todo tiene su sentido y su porqué.

Sea como fuere, también pensaba que al tratarse del primer trabajo que AEPHANEMER orientaba hacia el metal extremo con voces era normal que hubiese algunos flecos que ir recortando con el paso del tiempo y de cara a futuros trabajos, ¡y parece que así ha sido! Prokopton, que así se titula este nuevo ataque, promete ser el trabajo que ponga al cuarteto de Toulouse al frente de la escena melódica de death metal en Francia.

Una de las cosas que más me han gustado, aparte de que haya muchísimo más equilibrio entre el protagonismo de las melodías y el de las líneas de voz, es que en cuanto a producción los niveles entre cuerdas y arreglos de teclados están mucho más compensados, cosa que no pasaba en Memento mori. Ahora todo tiene una mayor cohesión, resultando un trabajo más disfrutable, potente y macerado.

Sigue siendo la melodía la que lleva la batuta, como no podía ser de otra manera, blandida principalmente por las guitarras de Martin pero muy bien acompañadas de esos arreglos de teclado de los que hablaba antes, replicando a veces la misma melodía, armonizando en otras, complementando en el resto de ocasiones con las tónicas, pero en cualquier caso bien empleados e integrados en el conjunto. Son más que evidentes las influencias del metal extremo de corte melódico de la escuela escandinava, del mismo modo que podemos percibir destellos neoclásicos.

Otra cosa en la que han parecido mejorar es en la importancia que da a la instrumental el imprimir énfasis en la percusión en según qué partes. En Prokopton han prestado más atención a esto, obteniendo un resultado que, aunque sigue la línea de lo que es en esencia AEPHANEMER, es un poco más agresivo, cosa que al menos el que escribe agradece.

Trabajo muy destacable el de la ya mencionada Marion en las voces, quien me parece que ha experimentado una mejoría bestial en sus registros, sonando mucho más visceral y potente a la hora de esputar las métricas. No es que sea una vocalista con muchísimo rango de guturales, pero rasga y modula muy bien y los agudos suenan realmente rabiosos, cosa que me parece brutal.

En líneas generales, me ha parecido un muy buen disco, en la línea de su predecesor, pero con las cosas que en su día opiné que flaqueaban mejoradas notablemente, así que no puedo más que dar mi enhorabuena a la banda y recomendaros que si continuáis ávidos de sonidos melódicos dentro del death metal AEPHANEMER es una banda que seguro que saciará tus ansias de descubrir nuevos proyectos dentro del género.

Comparte:

COMENTARIOS