ADE + SUN OF THE DYING + OCELON – Madrid – 22/09/17

Enlaces:

El pasado viernes 22 de septiembre fue la fecha señalada para el paso de los italianos ADE por Madrid como parte de su recorrido por España. Dos formaciones locales, OCELON y SUN OF THE DYING, completarían la cita en la sala Silikona. Un cartel curioso, sin duda, en el que coinciden tres bandas de estilos lo suficientemente distintos como para ofrecer variedad y, lo más llamativo de todo, tres bandas basadas en conceptos estética y temáticamente muy definidos.

Supuestamente el evento empezaría a las nueve, pero el comienzo se retrasó como una hora. Yo personalmente llevo bastante mal estas cosas, porque vivo lejos de la mayoría de salas y no tengo coche. No sé a qué se debió la demora, pero lo notamos tanto los asistentes como los grupos: pese a que se permitió continuar con la actuación de ADE más allá dela hora a la que se supone que debería haber terminado, el tiempo de actuación se vio recortado con respecto a lo previsto. Deberíamos tomarnos más en serio estas cosas.

En todo caso, una vez empezó el concierto de OCELON se puede decir que prácticamente todo fue sobre ruedas hasta que se echó el cierre. Este grupo de folk metal, que presentaba su álbum Of the lost heritage del año pasado, era el que yo particularmente menos conocía de los tres que participaron, pero la verdad es que fueron una buena elección para la tarea de abrir el evento.

Su mezcla de folk europeo tradicional (incluyendo vientos y cuerdas frotadas) y death metal melódico moderno demostró ser muy efectiva para calentar los ánimos, generando un ambiente de diversión y camaradería. No había mucho movimiento en el escenario, porque se trata de un grupo numeroso y disponían de poco espacio, pero se les veía muy sueltos y sobre todo contentos por hacer lo suyo. Estimulaban constantemente a la audiencia (que ya a entonces era respetablemente numerosa) e incluso uno de los guitarristas, David, aprovechó uno de sus temas más festivos para salir con su guitarra a montar un circle pit con el público. Me abstuve de participar porque soy así de aburrido, pero la verdad es que fue divertido verle tocar mientras corría por la sala con toda la gente.

Fotografía por Iris Soler

OCELON fueron los que más contratiempos tuvieron con el sonido, lo cual tampoco es decir gran cosa: en algunos momentos no se apreciaba bien al cantante o alguna línea quedaba algo tapada, generando pequeñas descoordinaciones puntuales entre los músicos que realmente no supusieron grandes problemas y que en el fondo no dejan de ser cosas normales del directo. En general sonó todo bastante bien y para mí fue especialmente satisfactorio poder apreciar el violín o la gaita. Los grupos con una complejidad tímbrica mayor de lo normal suelen ser los que más sufren de problemas de sonido, de modo que me alegro de que les saliera bien.

Los también locales SUN OF THE DYING fueron para mí la gran sorpresa del día. Tengo que reconocer que no soy ningún experto en doom, pese a que el género me gusta, y tenía ciertas dudas sobre lo bien que encajaría una propuesta así entre dos bandas tan enérgicas y llenas de movimiento como son OCELON y ADE. En mi opinión el estilo de SUN OF THE DYING depende en gran medida de su capacidad sugestiva y de su inmersividad, y la experiencia puede verse fácilmente arruinada en una actividad tan poco íntima como puede llegar a ser un concierto de metal.

Sin embargo no sucedió nada de eso. Es cierto que al principio el fuerte contraste con lo que habíamos oído antes descolocaba un poco, pero en seguida supieron captar la atención del público. El público, por cierto, parecía algo menos numeroso que en la actuación de OCELON, pero muchas personas estaban claramente muy metidas en el tema, y no es para menos: esos pasajes arrastrados, claustrofóbicos y agobiantes conseguían de verdad jugar con tu cabeza. Se trata de todas formas de una formación de doom con suficiente variedad, que no teme introducir en sus pasajes de funeral doom más lentos partes más dinámicas e incluso algunos blast beats.

Fotografía por Iris Soler

Como he dicho, para mí fueron una muy agradable sorpresa, tanto por su música como por su forma de interpretarla. Parte del motivo fue el vocalista, que no es el mismo que grabó su hasta ahora único disco The roar of the furious sea (yo no sabía nada de eso, por favor, disculpadme). El encargado en la grabación fue Lavin Uruksoth de GATHERING DARKNESS, CRYSTALMOORS y otras, y a mí personalmente me parece que en algunas partes del disco usaba registros vocales que no funcionaban tan bien en este estilo como en otros proyectos suyos. El nuevo vocalista, Eduardo, se ajusta con mayor naturalidad desde mi punto de vista, y destacó tanto por su voz como por su interpretación: apenas se movía y su forma de gesticular y especialmente de mirar a la gente a los ojos nos obligaba inevitablemente a sumergirnos en ese ambiente melancólico y romántico que el grupo evoca.

Por lo demás, siguieron sonando muy bien, con pasajes acústicos y teclados muy limpios y con los momentos más intensos muy pesados, a lo que hay que sumar la dificultad añadida de tocar en tempos tan lentos. En definitiva, un concierto que me imagino que debería ser deprimente pero que musicalmente disfruté bastante. Supongo que hay algo de masoquismo en esto… Me dejaron un muy buen sabor de boca, como digo, y no me cabe duda de que estaré atento a sus próximos pasos.

Un rato más tarde llegó el turno de ADE. Aparecieron por la puerta de la sala son sus trajes de legionarios y accedieron al escenario atravesando un pasillo entre la gente del público para arrancar directamente con “Carthago delenda est“. Así se dio comienzo a un setlist que bien podría haber decidido yo mismo: una por una fueron cayendo todas mis canciones favoritas, por lo que por motivos subjetivos fue una interpretación especialmente satisfactoria para mí.

Fotografía por Iris Soler

Fue una actuación muy intensa y apasionada. El vocalista Diego (Traianvs) se comunicaba con la gente en español sin dejar de pedir ruido y movimiento mientras demostraba saber acoplarse perfectamente a los temas tanto de Carthago delenda est como de Spartacus, disco grabado antes de su entrada en la banda. Lo mismo se puede decir del espectacular batería Giacomo (Commodvs), otro de los grandes triunfadores de la noche.

El sonido fue, de nuevo, claro y bastante bien compensado. Gracias a ello se hizo justicia suficiente tanto al ambiente épico de las grabaciones, con arreglos sinfónicos pregrabados, como a la interpretación tan brutal como precisa de los músicos. Agradecí mucho poder apreciar la labor del bajista, que en los discos pasa un poco más desapercibido. Hubo algún contratiempo menor debido al entusiasmo excesivo de algún asistente pero nada que no se resolviera rápido.

Fotografía por Iris Soler

Lamentablemente los problemas de temporalización se notaron. Cuando ADE subieron al escenario ya eran alrededor de las doce, y aunque les dejaron terminar más tarde de lo previsto tuvieron que prescindir de dos o tres temas que tenían previsto tocar. De todas formas no supo a poco: demostraron que son un grupo que en directo funciona de maravilla y ofrecieron una actuación espectacular. Estoy seguro de que si contaran con medios para montar más parafernalia podrían hacer algo realmente impresionante, y espero que lleguen tan alto como merecen.

Era ya bastante tarde cuando salimos de la Silikona y para entonces ya no había tantas personas como al inicio, pero a excepción de este detalle el concierto estuvo de puta madre. Buen sonido, buen número de asistentes sin llegar a ser agobiante y sobre todo muy buen trabajo por parte de los tres grupos acabaron dando como resultado una noche en la que casi todo salió bien, nos fuimos contentos a casa y yo comprobé que lo de las agujetas en el cuello no siempre es una exageración.

Más fotografías de Iris Soler AQUÍ.

COMENTARIOS