ABORTOS DE SATÁN – Con el fracaso tan asumido, 2013

Enlaces: MySpace Facebook BandCamp

abortosdesatan01Las apariencias engañan, y resulta que bajo el nombre de ABORTOS DE SATÁN, no se esconde un grupo de Goregrind ni una banda Punki de la Transición española, sino una joven banda de Castellón con su segundo disco, este “Con el fracaso tan asumido” y una idea un tanto arriesgada, que creo que solo se podía hacer en este país. 

Para gracia o desdicha, desde que llegó la democracia en este país, uno de los movimientos contraculturales más populares (puede sonar contradictorio, hasta que uno ve las lista de éxitos de este país, y cobra sentido) ha sido el llamado Rock Urbano, o Rock Kalimotxero, que personalmente no aguanto. Estas tres líneas en teoría no deberían tener lugar en una web como esta, pero es que ABORTOS DE SATÁN han decidido unir la voz típica de esta música, con la base musical del Groove Metal. Lo que ellos denominan Groove Metal Urbano. Algo que realmente no he visto a nadie hacer. Que les salga bien o mal el experimento es otra historia…

A rasgos generales es una propuesta original, una buena manera de desmarcarse de tanto clon y lo que desea cualquier grupo, forjarse una identidad propia. Y podemos decir que están en el camino de lograrlo. Hay ciertas canciones, véase Capaz de todo, Te veo, te reviento o Nivel Supremo, ¿qué coño haces con tu vida? (con una sección final simplemente fantástica), que son una patada en los dientes, pero el contrapunto está en la homogeneidad de los temas. Siendo sinceros, como nos distraigamos, pasamos de un tema a otro sin darnos cuenta y pensaremos que estamos en el mismo. Tan solo ciertos momentos, como el inicio acústico de Otro día lluvioso, rompen esta tendencia. Y esto provoca que a la larga, el disco pierda contundencia y que acabe cansando. ¿Deberían darle más variedad a los temas? A mi parecer, sí. No significa que sea un sacrilegio, simplemente todavía tienen que pasar el proceso de aprendizaje propio.

La parte vocal y lírica es todo un acierto. La voz rota de Pepelu no desentona para nada con la música, incluyendo alguna breve incursión hacia guturales más profundos, algo que no deja de ser anecdótico, pero que sirve para darle un pequeño plus de fuerza a algún tema. Y cómo no, tampoco puedo dejar pasar las letras. Hijas de su tiempo y situación, que tratan básicamente de la mierda de sociedad en la que estamos. Desde la crisis, la apatía generalizada, el tráfico de armas, la guerra, la pedofilia eclesiástica, etc. Letras que son un revulsivo y con las que no es muy difícil sentirse de acuerdo (básicamente porque todo hijo de vecino está harto de todo), y lo mejor, sin caer en la excesiva sencillez, ni en metáforas absurdas hechas en un cuelgue de drogas, que ni el propio autor es capaz ya de recordar. 

La idea de los castellonenses es buena, que nadie se equivoque, no obstante, aún tienen que seguir mejorando la fórmula, ganar en variedad, en agresividad (tal vez por la producción, parece que se quedan cortos en este sentido), pero en definitiva no es un mal disco, sino un comienzo, y estoy seguro que puede ser mucho mejor. Esperaremos resultados.

firmapablobalbontín

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS