A CIRCUS DAY – Pangea, 2012

Enlaces: Web Oficial Facebook

Más de tres años han tenido que pasar para escuchar lo nuevo de A CIRCUS DAY, grupo madrileño que me dejó muy buenas sensaciones con aquel “Go Home and Die” (2009), al que dedicaron tiempo y dinero (no es habitual en un disco debut contar con los Sadman Estudios y los Finnvox y el trabajo de Carlos Santos y Mika Jussila…).

En aquel cd  se atrevían a mezclar el metal de nuevo cuño con el hardcore, grunge, rock e incluso rap. Demasiadas etiquetas que podrían garabatear dos términos: nü metal, entendiéndose el estilo no solo como cajón de sastre de todo lo que suena moderno y contemporáneo, y somos incapaces de definir con un solo término.

Quizás por eso me esperaba más. No se me entienda mal: un día en el circo sigue siendo un día en el circo, quizás con un guiño (solo guiño)  más acentuado al HC / punk / crust (muestra de ello pueden ser cortes como  Fuck You Again and Again y Untouchable), con incursiones en la música electrónica a modo de matiz (ejemplo este último tema y Outro) y coqueteos incluso con el death metal melódico en la moderna Fucking Losers y la alternativa Summer Lost.

Quizás todo esto sea lo más novedoso, aparte de desligarse (tan solo un poco) del  tan amplio que pudiera englobar influencias de ALIEN ANT FARM, DEFTONES, KORN, SUGARLESS o XKRUDE… Quizás en “Pangea” el grupo explore más sus inquietudes grunge y, creedme, cuando lo hacen  el resultado no está nada mal (pienso en el highlight The End of the Road, Blame Me o Shitgun, tema del cual se grabó un videoclip). Sin embargo, la diferencia de concepto y estilo entre estas dos composiciones y el metal visceral de Hunter of Wolves, o entre el metal rock actual de This is the Way y el metal de guitarras pesadas de Colgado de un Árbol (único tema en castellano) es, más que evidente, casi insalvable.

Aunque el grupo lo intenta. Aun esperando una mayor convergencia de influencias en un segundo trabajo de la banda, desde luego ésta tantea cómo hilar un nexo en común, un guión que termine un rompecabezas difícil de acabar con éxito.  Y lo hace intentando enfatizar su alma vehicular en lo dual, por un lado el “músculo” instrumental y vocal (excelente labor versátil de “Wolf”) y por otro la elevada carga melódica de casi todas sus composiciones. Y no es suficiente. Como tampoco lo es haber vuelto a contar con Santos y Jussila… 

Si me quedo con el vaso medio vacío apunto a la mediocre y poco inspirada Jesus Christ’s Last Year. Si opto por ver el vaso medio lleno sin duda elijo Fuck You Again and Again.  Sabor enteramente agridulce la de este trabajo, y es que quizás lo que me agradara en el álbum debut ya no me convenza como segundo paso. Quizás esperara “algo más”.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS