8KIDS (GER) – Denen die wir waren, 2017

Enlaces: Facebook

8Kids - Denen die wirDentro de las tendencias que se suelen vender con el apelativo de “modernas” hay mucha paja y poco hierro. No me refiero a que los grupos no tengan un sonido “amigable” o que tengan momentos de melodía y estribillos que parezcan sacados de un disco de radiofórmula, sino a que hay mucho grupo clónico y hay que soplar mucho para separar. Entre los finos granos de arena que vuelan al soplar, otros granos más gruesos quedan y entre ellos podrían estar estos jóvenes alemanes llamados 8KIDS que debutan en larga duración con Denen die wir waren, de la mano de Napalm records, un sello que no suele darse a estas sonoridades y que ya apostó por ellos el año pasado con un interesante EP llamado Dämonen. El resultado es un disco muy ambivalente, en ocasiones antagónico o bipolar, pero bastante notable, que tiene de todo y en general con buenas ideas.

La base de 8KIDS es un screamo bastante agresivo por un lado y bastante melódico por otro. Esto me hace pensar sobre todo en TOUCHÉ AMORÉ, de los que sacan bastante inspiración, si bien 8KIDS tienen partes más melódicas e incluso algunos cortes totalmente limpios que chocan con los más agresivos y directos sin por ello ser piedras en el camino, aunque debo reconocer que me quedo de largo con sus temas más agresivos, por ser los más dinámicos y porque las voces de Jonas Jakob y Hans Koch funcionan mejor en las tesituras gritonas que no en las puramente limpias, mientras que los ritmos acelerados y parones de Emma McLellan hacen el resto. El global de Denen die wir waren es muy bueno, aunque a veces algo irregular si buscas sólo temas del primer tipo aquí descrito.

Y aquí viene el “pero” del disco y es que 8KIDS ha acumulado el mayor porcentaje de temas agresivos en la primera parte del disco. Aunque es cierto que el inicio del disco descoloca, después de la intro con “Bordsteinrand” que es un tema más emotivo de lo que uno puede esperar. No es la tónica en esta primera parte donde predominan temas más duros como “Über den berg”, que tiene un aire casi progresivo en algunas guitarras o “Zerbrechen”, probablemente uno de los temas más veloces con guitarras que casi parecen death metal. También hay cortes más ambientales con pianos y teclados de fondo como “Ich kann die welt spüren”, pero en general estos primeros cortes son más agresivos.

La segunda mitad es igual de buena, pero más reflexiva, como “Geist” que es un tema muy hímnico y con un halo melancólico detrás o “Kamintrophäe”, donde las texturas post hardcore se unen a un trasfondo rítmico bastante variado y complejo, siendo “Vis-à-vis” el tema más lanzado de esta segunda mitad con muy buenas melodías de guitarra. Acabando con el más lento y emotivo que es “Winter in dir”, donde también canta la batería Emma con una voz muy melosa. Como se puede ver 8KIDS no es un grupo de temas que estallen en velocidad y contundencia. Lo suyo es, como decía, una forma muy polivalente de entender las nuevas tendencias y eso se demuestra en un trabajo con muchos claroscuros que según como te encuentres, escuchas con mayor o menor disposición.

Tanto en las partes más contundentes como en las más emotivas, el sonido de 8KIDS es actual pero muy orgánico y el grupo no parece clónico en su concepción. Con esto me basta para recomendar Denen die wir waren a todos aquellos que sin importar etiquetas les guste mezclar sonidos de todo tipo con el cartel de modernidad colgado detrás.

Comparte:

COMENTARIOS