1349 (NOR) – The infernal pathway, 2019

Enlaces:

Anthems to the welkin at dust de EMPEROR, Enthrone darkness triumphant de DIMMU BORGIR, La masquerade infernale de ARCTURUS, Blizzard beasts de IMMORTAL, Under the sign of Hell de GORGOROTH, Arising realm de RAGNAROK, The pagan prosperity de OLD MAN’S CHILD, Sóknardalr de WINDIR, Av norrøn ætt de HELHEIM, The linear scaffold de SOLEFALD, Eld de ENSLAVED…¿qué tienen en común todos estos discos? No sólo que todos son editados por bandas noruegas; además, son de 1997. Sin duda, como podéis ver, un gran año para el black metal noruego, que vería nacer también ese mismo año a una de sus máximas representaciones a día de hoy.

1349 nacía en Oslo aquel mismo año, pero no editaría su primer trabajo en forma de EP hasta 2001. Dos años más tarde volvían con su debut en larga duración, con el cual les descubrí y me engancharon, aquel fantástico Liberation. Luego, a disco por año, mejoraron con Beyond the Apocalypse y se superaron con Hellfire. Ahí ya les perdí la pista (no sabía de la existencia de su EP de 2009) y cuatro años después volví a tomar contacto con ellos con Revelations of the black flame, un disco que no me gustó tanto como esperaba que fuera a gustarme. Me pasó un poco lo mismo con todo su material hasta Massive cauldron of chaos, con el que volvieron a llamar mi atención. De hecho, junto con Hellfire, se convirtió en mi favorito de la banda.

Hoy, a través de Season of Mist, vuelven con The infernal pathway, un trabajo que, si bien no es malo, me ha dejado frío en algunos aspectos. Cuando escuché su adelanto “Through eyes of stone” pensé que estaríamos ante una nueva evolución, que combinaba muy bien las distintas épocas de este combo noruego. Pero no ha sido así, o al menos no del todo. Sí que es cierto que algunos temas, como el mencionado single, tienen calidad suficiente para reclamar el trono del black metal para Noruega, pero en general me ha parecido un disco con más contras que pros.

Para empezar, la estructuración de los riffs en algunos cortes es caótica y se recurre con más asiduidad de la que me gustaría a nexos, puentes y recursos para unir riffs, que no sólo quedan raros sino que aumentan esa sensación de barullo. Me da la sensación de que la técnica en cuerdas no está al mismo nivel que en percusión y eso hace que la esquematización musical se vea resentida.

El sonido es bastante orgánico, lo que convierte a The infernal pathway en un disco con alma clásica y honestas intenciones, pero al que le falta un poco de claridad en las ideas. Con todo y con esto, también hay cosas buenas, por supuesto. Riffs blasfemos, algunos más thrasheros, algún ramalazo rockero, pero sobre todo black metal rápido y demoníaco, aunque me gustan mucho más de 1349 las partes en las que rompen esa rapidez y meten esos cortes más rockeros u otros un poco más lentos, de estos que agitan tu cabeza enérgicamente. 

Sinceramente, no ha sido un disco que no me haya gustado, pero tampoco me ha encantado. Me quedaría con el ya mencionado “Through eyes of stone”, “Towers upon towers” y “Stand tall in fire”, con ese regusto “satyriconesco” tan marcado. Espero que de cara a un próximo trabajo expriman un poco más sus ideas, porque ya han demostrado que son capaces de hacer black metal de la más alta calidad.

Comparte:

COMENTARIOS