VIKINGORE – Enraged, 2016

Enlaces: Facebook BandCamp Otro enlace

Los sevillanos VIKINGORE siempre han tenido dos grandes losas desde su creación. La excesiva fijación por AMON AMARTH, que siempre ha ido mucho más allá del aspecto lírico, y que han sido profetas en su tierra, quizás en demasía. Poca gente del mundillo en la capital hispalense no los ha visto, y sin duda son muy aclamados. El problema es que a nivel nacional no se ha producido ese salto que tal vez les hacía falta. Y es ahí donde influye, de manera bastante despectiva, la admiración de estos chicos por AMON AMARTH desde el principio. Algo que, por otro lado, nunca ha dejado de ser un tanto hipócrita. Ni que VIKINGORE fuesen los únicos que miran más de la cuenta a otro grupo como referencia…

Tras escuchar Enraged, entiendo que la intención es liberarse de esas losas, en pos del deseado sonido propio. Puede que Enraged no sea una obra maestra, pero es un gran paso adelante con respecto a Wolves in the battlefront, disco que, por otro lado, a pesar de haber sido lanzado en 2013, muchos de sus temas databan prácticamente desde el génesis del grupo. Enraged supone un lavado de cara completo. Material 100% nuevo, sin raíces lejanas. Lejos ha quedado el toque épico, la pesadez (en el buen y mal sentido) y la oscuridad del debut. Su segundo disco es mucho más directo, mucho más ameno y que puede digerirse prácticamente sin que nos demos cuenta. Habrá gente que eche de menos el sonido de Wolves in the battlefront, pero lo cierto es que aquel opus acababa cansando antes de finalizar. La mayor virtud de Enraged es que entra y sale a la primera.

Un death metal (relativamente) más sencillo, muy rítmico, que opta por los medios tiempos y va directo al grano, con canciones que como mucho llegan a los cinco minutos. No necesitan mucho más para decir todo lo que quieren. Ayuda bastante la producción, bastante limpia y que deja oír todos los detalles a poco que uno tenga el oído abierto. A la banda, por lo general, se le nota más cómoda en sus puestos. Ángel, por poner un ejemplo, aunque tenga dos registros vocales, no los fuerza, no intenta impresionar, no es necesario. En Wolves intentaba ir más a los extremos, de gutural ultraprofundo a gritos mucho más rasgados. Aquí la diferencia entre tonos no es tan grande. Y posiblemente sea un caso en los que “menos es más”. Mejor jugar por lo seguro, por lo que uno domina. Lo mismo puede aplicarse al resto del grupo, no tienen la necesidad de ninguna virguería técnica, los temas funcionan tal y como son. Sí que es cierto que, teniendo al virtuoso Gonzalo Gassol al bajo de siete cuerdas, a uno le gustaría que se luciese más, aparte de algunos momentos de slapping en “Sons of war”, los cambios de ritmo que él dirige en dicho tema, o un solo en “Stomped and raped”. No obstante, en Enraged prima el juego en equipo, tener una estructura lógica, antes que el virtuosismo prescindible.

Por contra, esta pretendida “sencillez” y limpieza en el sonido acarrean cierta homogeneidad. No hay ningún tema malo, ni de relleno, todo lo contrario, pero ninguno que destaque por encima del resto. Surge así el síndrome involuntario de “síndrome-de-disco-que-parece-que-tiene-un-solo-tema”. Quizás se habría solucionado con algún corte que realmente aportase algo más heterogéneo, un tema rapidísimo, por el contrario otro que tire más al doom, o directamente atreverse con una canción más experimental, y no tan apegada a los estándares del género.

Es una obra decente, consigue enganchar y entretener, sin grandes herramientas sónicas, sólo death metal muy rítmico, con dosis moderadas de melodía, en especial en los solos, y algún otro tímido guiño a otro estilo. La progresión del solo en “Back from the grave”, es muy parecida al black/death que pueda practicar gente como NOCTEM. Tampoco es necesario nada más.

Si bien se echa en falta algo más de valentía sonora y menos zona de confort, al menos ya han conseguido quitarse la alargada sombra del grupo sueco que mencioné al principio de la crónica, e incluso me atrevería a decir que serían reconocibles a ciegas. Eso es un gran paso adelante. Cómo decidan llamarse y encasillarse tras este Enraged es cosa suya.

 

COMENTARIOS