SLAGDUSTER (CAN) – Deadweight, 2017

Enlaces: Facebook BandCamp

Slagduster - DeadweightSe han tomado con mucha calma estos chicos de SLAGDUSTER lo de editar nuevo trabajo. Desde 2010 que saliera su debut Nature. Humanity. Machine. no se habían puesto de nuevo manos a la obra. Siete años después Deadweight supone la alternativa, con un estilo más centrado y sobre todo muchísimo mejor sonido (en su debut el volumen del bajo era un poco exagerado hasta el punto que se le escuchaba más que las guitarras y el doble bombo). Ahora todo está en su sitio y uno puede disfrutar de los vericuetos rítmicos de SLAGDUSTER y de sus armonías jazzistas y patrones sincopados sin tener que rascar en las capas para extraer lo mejor del grupo.

El estilo es un eslabón perdido entre los primeros GOJIRA y el primer disco de MESHUGGAH, es decir cuando ambos grupos aún estaban por pulir su sonido y lo que ofrecían básicamente era brutalidad envuelta en nerviosos cambios rítmicos muy propios del groove metal de los noventa. La herencia de PANTERA pero llevada al terreno del matematismo crimsoniano de la repetición obsesiva de patrones rítmicos que parece que no tienen fin. Estos principios ya estaban presentes en el primer disco de SLAGDUSTER pero ahora, en Deadweight los han madurado más y se atreven con partes más variadas (incluyendo hasta blast beats en “Untouchable”, genial forma de acabar un disco como este, que me recuerda el From Mars to Sirius de GOJIRA).

La voz de Shane Sherman también ha mejorado. Sigue siendo monocorde, como el señor Jens Kidman, pero introduce giros más guturales que en las partes más pesadas dan mayor fuerza al conjunto. Además hay fraseos y puentes que resaltan sobre la tela de araña rítmica y que le hacen tener protagonismo por encima de los riffs y las síncopas de Joe Northcott, que es el gran protagonista en este disco junto a los solos de Alex Huber que dan una nota de color a las composiciones. Una vez más se cumple la máxima personal que tengo de que un grupo que viene de Canadá suele tener calidad intrínseca, incluso aunque como en el caso de SLAGDUSTER su estilo no sea novedoso.

La línea básica del disco ya es marcada desde su corte de apertura, “Soldiers of meth”. Estructura nerviosa, riffs pesados combinados con partes solistas y virtuosas (el bajo también a su bola) y la voz de Sherman llenando espacios. Partes thrash, otras más metalcoretas y mucho groove (especialmente en el segundo corte “Peeping ron”). Es en los detalles es en donde radica la genialidad de SLAGDUSTER pues cada tema tiene algo diferente, no tanto en estructura, como sí en elementos. La melodía de “Mother’s milk”, las constantes disonancias de “Mushroom stomp”, el aire panteril de “On all fours”…  todo redondeado por una producción potente y poliédrica en donde se escucha todo en su justa medida.

Música inquieta para mentes inquietas eso es lo que es Deadweight, un paso adelante para SLAGDUSTER después de siete años de preparación… no se puede decir que sean prolíficos pero desde luego el resultado es lo suficientemente notable como para desear una continuación lo antes posible.

COMENTARIOS