SCROTOCTOMY (MEX) – Born to eviscerate, 2017

Enlaces: Facebook BandCamp

El mundo del brutal death tuvo un tiempo de masificación absoluta y de bandas que eran unas copias de otras, entre otras cosas porque el estilo no daba mucho de sí en cuanto a innovación. Sin embargo con el tiempo fue evolucionando y o bien se ha tecnificado y hecho más enrevesado por un lado, o bien se ha ido mezclando con el hardcore por otro modernizándose. Por eso encontrar bandas como SCROTOCTOMY que tiran de pureza del género, ahora es hasta refrescante. Born to eviscerate es el primer larga duración después de un EP de esta joven formación mexicana y si eres amante del brutal death con toques grind estos 25 minutos te interesan y mucho.

El sonido de SCROTOCTOMY está bien definido. Parte de las ideas de MORTICIAN, el desarrollo de BRODEQUIN, las partes slam de los primeros DEVOURMENT y algo del aire grind de sus compatriotas DISGORGE. Todo ello con una producción también a la antigua usanza, con guitarras crepitantes que cuando se aceleran te hacen pensar que estás en un túnel del viento, mientras que la batería no retumba, sino que suena a pura lata y la voz de Omar García se vuelve aspirada y prácticamente inteligible al más puro estilo Will Rahmer.  Dicho así suena todo muy tópico, de hecho algún riff como y ritmos como los de “818”, uno de los cortes más pegadizos, te sonaran muy muy familiares si te trasladas a principios del nuevo milenio cuando este género estaba sobresaturado.

Sin embargo, Born to eviscerate está muy bien hecho. Hasta los cortos y esporádicos samplers que complementan algunos temas, por muy típicos que también sean, están bien encajados y te ponen en situación. Sólo hay una sensación excesiva de caotismo en las partes más veloces (como el inicio de la propio “Born to eviscerate”), que es lo que me recuerda a DISGORGE, esa sensación de que cada uno va a su bola y difícilmente encaja todo. Supongo que es premeditado y ayuda a aumentar la repulsión global de este plástico, con lo que nada que objetar.

Personalmente me gusta mucho la buena combinación de masacre sónica a lo BRODEQUIN y partes más groovies y slam. Ninguna de las dos cosas resaltan sobre la otra (quizás sí un poco más la parte slam en “Samurai disembowelment”) y dan dinamismo a los temas pues los hacen dinámicos, pegadizos y retorcidos al mismo tiempo, dentro del hecho de que ninguna composición se va más allá de los tres minutos, más que suficiente para decir lo que tienen que decir los mexicanos.

Pon tus partes más íntimas a cubierto porque SCROTOCTOMY viene con el bisturí afilado dispuesto a dar buena cuenta de ellas… Born to eviscerate te traslada a los albores del brutal death más cafre y sin complejos y hoy en día eso es de agradecer. Pureza de un género que sólo es apto para mentes enfermas.

COMENTARIOS