Salva Rubio – Entrevista, 13/07/2017

Enlaces: Facebook Otro enlace

Salva Rubio es una persona ocupada. En los últimos tiempos ha estado metido en proyectos de muy diversa naturaleza como escritor multidisciplinar. El año pasado nos presentó su segundo libro sobre música, la secuela de su primer ensayo Metal extremo: 30 años de oscuridad de 2011. En esta nueva obra, Metal extremo 2: Crónicas del abismo, nos trae un recorrido por los años transcurridos desde aquel primer libro, iniciando así un trabajo de documentación que ojalá dure mucho tiempo. Puesto que siempre es un placer hablar de algo que te encanta con alguien a quien le gusta tanto como a ti y además sabe mucho de ello, y así creo que se ve reflejado en esta entrevista, no quise dejar pasar un pequeño hueco en la agenda de Salva para hablar de música y de muchas otras cosas, en una charla que como veréis dio para mucho.

Subterráneo Webzine: En primer lugar, ¿cómo estás? ¿Muy ocupado?

Salva Rubio: Bueno, como siempre, ando liado… Yo vivo de escribir, lo que quiere decir que tengo que trabajar mucho, sacar todo el material que pueda y meterme en todos los proyectos posibles, pero como me gusta lo que hago no me quejo.

Subterráneo Webzine: Para empezar, aunque supongo que ya estarás harto de responder en entrevistas, tengo que preguntarte por la edición de un segundo libro cinco años después. Tú dices que querías documentar estos años de forma contemporánea, viendo todas las cosas que han ido surgiendo en este tiempo. ¿Crees que la música está experimentando cambios más rápidos que hace veinte o veinticinco años?

Salva Rubio: Al revés, yo diría que va más lento. En los noventa, o especialmente a finales de los ochenta y principios de los noventa, hubo tal explosión de estilos que muchas tendencias se acumularon. Quienes vivimos esa época nos acordamos de esos tiempos como un caos muy interesante, porque salían discos que de repente sonaban tan diferentes a todo… Yo qué sé, Tales from the thousand lakes de AMORPHIS, por ejemplo, lo escuchabas y decías “qué es esto?“. Y luego te das cuenta de que influyó por ejemplo en el folk metal, o en el death melódico, de que empezaban a salir mezclas y discos que iban a ser muy influyentes. Y por entonces no lo sabíamos, era como un disco más y ya está. También salieron, que es lo que a mí más me interesa, discos con propuestas que podrían haber marcado estilos y que no se desarrollaron tanto en aquella época, que pasaron un poco desapercibidas, y se están recogiendo ahora. No creo que vaya a volver a ocurrir lo que ocurrió en los noventa, entre el 89 y el 94, porque todavía bebemos de entonces.

Sí que creo que de vez en cuando se hacen cosas nuevas y hay espacio para investigar, pero también creo que muchas de las influencias de aquella época, que no hubo tiempo para desarrollar, en algún momento se recuperarán. Por ejemplo, este estilo que está saliendo ahora y que me fascina, que es una especie de “brutal death psicodélico”, de PORTAL, ULCERATE y grupos así. Para mí el origen es MOLESTED, o incluso SKELETON OF GOD… grupos de aquella época que ya tenían un punto muy extraño, y ahora hay bandas que están yendo hacia allá. Por ejemplo, creo que no se puede entender BÖLZER sin MOLESTED. Es una especie de brutal death épico, como si SOLSTAFIR hicieran brutal death. Pero si buscas y miras más atrás te das cuenta de que ya había un grupo en los noventa, MOLESTED, que hacia esa especie de death/black metal muy épico. Y claro, ahí estaba el que luego hizo BORKNAGAR, y ves que no son casualidades, ¿sabes?

Ahora, después de escribir el libro, veo que hay muchísima actividad y que salen destellos puntuales, y creo que ahora sí que hay mucho más riesgo de que esos discos diferentes y especiales se pierdan. Mi esperanza es que la gente que buscamos lo diferente, yo me incluyo, siempre lo reivindicamos. Y bueno, ya sea por esa reivindicación o porque simplemente mola mucho, ese legado se acaba recuperando. Ahora mismo, por decir algo muy extraño, menciono mucho en las entrevistas un grupo que se llama ACRANIA, que son mexicanos. Meten congas, trompetas y ritmos latinos haciendo death metal técnico… Y son jóvenes, osea que todavía se pueden desarrollar. ¿Por dónde irán? No lo sé. Por eso escribo estos libros, por esa curiosidad por ver qué está haciendo esta gente.

Subterráneo Webzine: Hay algunos estilos que se han desarrollado o han crecido en estos años, como el post-black o blackgaze, el djent, esa especie de heavy/doom tipo GHOST, etc, que en el libro has tratado tangencialmente. ¿Prefieres mantenerte escéptico para poder valorarlos con el tiempo o lo consideras algo ajeno al propósito del libro?

Salva Rubio: Hay algunos casos que me han sorprendido. Por ejemplo el movimiento djent, que hace unos años pegó muchísimo y de repente surgió de la nada toda una escena. Yo creía que esa escena iba a ser más longeva, pero hoy en día, en 2017, no se sabe de muchos de esos grupos.

Subterráneo Webzine: Claro, yo pienso que han quedado los que lo iniciaron y los que realmente merecían la pena y muchos han ido desapareciendo del mapa.

Salva Rubio: Por eso… Ese tipo de movimientos en un libro como el anterior se hubieran disuelto, habrían sido una nota breve como fue el death n’ roll. Sería decir “oye, pasó esto en esta época, no quedó mucho de aquello pero pasó“. Con los grupos de djent creo que pasa eso. No hay ningún grupo que se haya puesto a la altura de MESHUGGAH… que bueno, eso es decir mucho, pero nadie se acerca. Hay grupos que gustan a mucha gente, pero no van a tantos festivales, sus discos no tienen tanto impacto en la escena… Están ahí, hacen sus cosas, pero parece que no son tan relevantes. No les quiero quitar valor, obviamente, pero en estos cinco años son una peculiaridad que no sabemos si con el tiempo se desarrollará.

Lo mismo se podría haber dicho del death n’ roll hace años, y no ha vuelto a surgir. Tal vez resurgirá, pero mi impresión es que si en su día no tuvo prácticamente impacto y fue una curiosidad, volverá a ser así. Y si resurge seguramente será porque Nicke Andersson ha decidido volver a formar un proyecto, como cuando ha hecho DEATH BREATH o alguna cosa así…

Luego, esas bandas tipo GHOST no entran en el libro por sonido. Son una curiosidad que está relacionada con el metal extremo porque, si no recuerdo mal, el primer disco de GHOST salió por la compañía de Lee Dorrian, y bueno, ahí tenemos una cierta relación; y luego Fenriz lo reivindicó mucho en su día, cuando habían sacado su primer single. Por lo demás, si no recuerdo mal venían del punk, ni siquiera del heavy metal clásico. Yo venía escuchando el grupo original del cantante, SUBVISION… el último disco es cojonudo, es como GHOST un poquito más pop… pero el caso es que no vienen del extremo. Yo puedo mencionarlos como una curiosidad de contexto. Por ejemplo, MINISTRY volvió, pero sin hacer industrial extremo; GHOST tuvieron mucho éxito y van a marcar estos años sin ninguna duda.

En el tema del post-black o blackgaze o como lo queramos llamar hay mucho más de lo que yo esperaba, un poco a mi pesar… Me puedo equivocar, pero es un estilo que creo que será flor de un día. Insisto, no soy un vidente ni quiero serlo, pero si jugamos a las adivinanzas diría eso, que van a ser unos pocos años de saturación. Es una escena muy rica, que bebe por un lado del extremo, del black metal, y por otro del post-rock. Se han conectado, con lo cual se amplía el público. Pero es un sonido muy limitado… hace poco leí que el post-rock es una forma de hacer rock sin que suene a rock. Esto es igual. Es un sonido muy atmosférico, pero los grupos que lo hacen son tan esclavos del estilo que salir de eso es difícil. A ver, lo mismo se podría decir del black metal noruego, que tiene un sonido y unos rasgos peculiares y lleva funcionando bastantes años, así que me puedo equivocar. Yo particularmente, y esto es ya es gusto personal, tengo algunos grupos que me pueden entrar – por ejemplo ALCEST, que tiene un sonido más antiguo y viene del black metal melódico clásico, y bueno… pero los grupos americanos que vienen del hardcore me dejan un poco frío.

Subterráneo Webzine: Hombre, yo me imagino que acabará pasando lo que decíamos antes…

Salva Rubio: Claro. Mira SOLSTAFIR. A mí me parecen muy buenos, y es un grupo que está muy pensado, con mucho espectáculo, es un grupo que quiere crecer y ser famoso. Seguramente si cantaran en inglés serían mucho más grandes ya… Es un grupo que tiene influencias post-rock pero las mezclan con su movida, y a día de hoy ni siquiera se puede decir que tengan ya casi influencias folk. Entonces llevan un camino que yo respeto mucho, que es el de la personalidad propia. Pero luego hay muchos casos que sí que son más de decir “vamos a formar un grupo de post-metal canónico“, y a mí eso ya me parece una forma de empezar un poco limitada. Pero es su elección, yo ahí no quiero pontificar.

Subterráneo Webzine: Pasando a otras cosas, uno de los puntos que a mí más me gustan del libro es la inclusión de las distintas charlas que estuviste dando. ¿Qué recuerdas de ellas? ¿Hay alguna a la que tengas especial cariño?

Salva Rubio: Bueno, la primera que di, que fue en el Rock & Metal Encounter de Jaén. Fue la primera vez que me llamaron para algo así desde un entorno universitario. Me consta que lo organizó Susana con mucho trabajo, mucho esfuerzo, y nos trataron genial. Yo nunca pensé al escribir el libro que daría una conferencia en un ámbito universitario… Fue inolvidable y todavía lo recuerdo con cariño y lo agradezco mucho. A nivel académico es como un logro, una de esas cosas que dices “nunca pensé que estaría en una universidad haciendo esto“, ¿sabes? Empezó el acto y lo primero que sonó fue HELLHAMMER, y eso a mí ya me dejó un poco torcido…

Curiosamente, después no se han hecho tantas. Ese evento se hizo unos años, vosotros hicisteis también vuestra iniciativa desde Subterráneo, luego hubo también en el norte, en Gasteiz… pero al no haber podido o no haber querido seguir estas iniciativas, no estamos muy seguros de quién continuará todo esto. Por desgracia no es una cosa que haya arraigado, pero supongo que esto es temporal. Dentro de cinco años veremos si alguien ha hecho algo. Y si no, dentro de diez.

Subterráneo Webzine: Un hilo común de estas intervenciones (que ahora podemos ver en el libro) es la conexión que estableces entre un tema o un motivo estético típico del metal extremo con una tradición artística mucho más amplia. Es el caso de la estética de lo sublime, de lo bélico, etcétera. Muchas veces señalas cómo dentro de los círculos académicos o de la llamada alta cultura estos motivos se han ido abandonando. Como historiador del arte, ¿a qué crees que se debe el hecho de que se hayan abandonen en mayor o menor medida?

Salva Rubio: La historia del arte en general es una disciplina viva. Hay varias escuelas que estudian el arte de formas diferentes. Hay una escuela formalista, otra puramente estética… El caso es que cuando entra el siglo XX la historia del arte se convierte en la historia de la actualidad artística, se convierte en la historia de los últimos movimientos artísticos. Y si bien siempre se ha hablado del arte como una sucesión de estilos, esto es artificioso. Por ejemplo, cualquiera que estudie el Renacimiento en España se da cuenta de que mientras que en otros países ya estaban con el estilo neoclásico en España todavía hay sitios donde están haciendo cosas de estilo renacentista, porque es cuando ha llegado, o porque no ha cambiado la moda o porque simplemente les gusta. Es decir, que casi cualquier movimiento artístico tiene unas fronteras mucho más amplias de lo que marca esa sucesión de Renacimiento, Neoclásico, Barroco, Romanticismo… En el siglo XX esto se exacerba. Surgen las vanguardias y se suceden muy rápido, incluso conviven entre ellas. Pero la impresión que da al público, o al lector, es que unas sustituyen a las otras, cuando no es así. Por ejemplo, hay un arte abstracto después de que aparentemente el arte abstracto entre en decadencia. Hay gente que sigue investigando sobre arte abstracto, gente que sigue investigando sobre impresionismo… Quizá se considera que son aportes que ya no tienen el valor de la novedad o de la ruptura pero, por ejemplo, hoy se sigue haciendo arte dadá. Cualquier autor podría hablar de arte dadá en la España del siglo XXI y escribir un libro de trescientas páginas hablando desde Javier Gurruchaga hasta performances que se hagan aquí en Lavapiés. Eso es lo que a mí me gusta de la historia del arte, ver qué nos estamos dejando.

Hay una tendencia, que es lo que llamamos Romanticismo, que es esta búsqueda de lo oscuro, lo necrofílico, lo mortuorio, lo tremendo o lo sublime como decías, que aparentemente termina o degenera en el siglo XIX. Yo no soy de esa opinión. Hay una teoría que dice que todo arte es primero arcaico, después clásico y después helenístico, es decir, primero tiene muy pocos rasgos definitorios, luego encuentra su forma estándar por la que lo conoceremos y finalmente degenera o bien se enriquece. Sería, por ejemplo, primer Renacimiento, Renacimiento clásico y Manierismo. Bien, para mí en el Romanticismo hay un Romanticismo temprano (lo que llamamos Prerromanticismo o la vinculación del Rococó y el Romanticismo), Romanticismo puro (todos sabemos lo que es), y luego para mí la “helenización” del Romanticismo es el Art Nouveau. Después del Art Nouveau llega la Primera Guerra Mundial y se despierta de ese sueño modernista. Pero para mucha gente, como ahí empiezan las vanguardias, el Romanticismo acaba. No es así. El Romanticismo queda como una corriente subterránea. Esto es perfectamente investigable, pero no se ha hecho demasiado: hay artistas que en los años diez, veinte y treinta siguen con esta herencia. Habría que investigarlo, pero en parte la nueva objetividad alemana tiene algunos rasgos de esto. Entonces yo creo que el Romanticismo es una tendencia que ha seguido viva durante el siglo XX y el XXI, lo que pasa es que en cada momento ha adquirido unas formas, obviamente. Hoy en día a lo mejor habría que irse a buscar Romanticismo a galerías de arte contemporáneas, y en el caso de la música hay que buscarlo en el metal, el metal extremo y ciertas formas que reflejan esto. No sé si he contestado a tu pregunta…

Subteráneo Webzine: Sí, sí. De hecho iba a decirte ahora que hay otras formas de expresión artística o creativa, muy al margen de los círculos académicos y más relacionados a lo mejor con la cultura popular o el mundo del fandom, como pueden ser ciertas formas de literatura o cine comercial, televisión, el cómic o incluso el videojuego, que tratan estas cuestiones. Son formas en las que creo que estás interesado, como lo estamos mucha gente dentro del mundo del metal, y de hecho no sé si te acordarás pero tú y yo alguna vez hemos coincidido en eventos relacionados con estos mundos que no tenían nada que ver con la música, y seguro que te ha pasado con más gente…

Salva Rubio: Sí, por supuesto… Una cosa te lleva a la otra. Imagínate: eres chaval, escuchas METALLICA, hay un tema que se llama “Form whom the bell tolls“, y descubres que eso es una novela y dices “¿qué pasa aquí?“. O descubres que hay una película, Johnny cogió su fusil, y la canción “One” está basada en ella. ¡Tienes que buscarla! Entonces accedes a un tipo de cine o literatura que hace que, si te interesa realmente, ates cabos. A lo mejor no te imaginas a James Hetfield en un sofá, comiendo hamburguesas y borracho y viendo esa película y diciendo “hostias, voy a hacer un tema con esto“, pero es que viene de ahí.

Esas uniones enriquecen lo que hacemos. Hay gente a la que le tira mucho el esoterismo, que a mí por ejemplo me tira menos, pero es otra vía al Romanticismo. Y desde ahí podemos pasar también a la filosofía. Si te interesa por ejemplo la filosofía de Nietzsche y lees con esos ojos las letras de algún grupo ves que esa filosofía sigue viva. Yo sé muy poco de filosofía, es una de mis asignaturas pendientes, pero creo que ocurre lo mismo que con el arte: se explica como una especie de sucesión de autores o de teorías importantes, pero tú puedes coger a Descartes y aplicarlo a tu vida cotidiana de hoy en día, o puedes coger a Nietzsche y decir “vale, Nietzsche, 2017, crisis en España“. Y te lo pasas muy bien con eso.

Subterráneo Webzine: ¿Hay algún otro tema que te hubiese gustado tratar pero que a lo mejor no has tenido ocasión o no has podido por el motivo que sea? Y a razón de esto, ¿qué piensas por ejemplo del papel de la política dentro del metal extremo? Recuerdo que en tu primer libro dejaste fuera a las bandas de NSBM, supongo que deliberadamente. ¿Qué opinas de este asunto tan turbio?

Salva Rubio: La política es turbia, sí… A ver, yo cuando escribo el primer libro una de las cosas que tengo que hacer es poner barreras. Cuando me metí en todo ese berenjenal había cosas que estaban muy claras y otras que no tanto. Me di cuenta de que no tenía sentido hacer una división sólo a nivel formal. Hay grupos y estilos muy bestias que se suelen considerar metal, como por ejemplo el sludge, grupos como EYEHATEGOD, ¿es metal o no es metal? Se puede opinar lo que se quiera, pero yo decidí poner barreras a tres niveles: ética, estética y formalismo. Eso me sirvió para ver que el sonido de EYEHATEGOD podría entrar, pero su estética viene del punk y del grunge. Para mí eso era una razón para ver qué meter y qué dejar fuera del libro.

Eso es lo que me pasó con el black metal nacionalsocialista. Me di cuenta de que la ética del metal extremo nunca había sido de significación política, a excepción del grindcore, que de hecho es grindcore porque es político. Pero el black metal no venía de ahí. Se puede hacer black metal nacionalsocialista, y harcore, y heavy metal, y grunge… Se puede hacer cualquier estilo del mundo si simplemente le pones unas letras nazis. Yo me pongo a pensar, me pongo a leer las letras de BURZUM y veo que no dicen ni una palabra de política, y bueno, tanto por la parte ética como estética o formal lo puedo meter en el libro sin problema. No pasa lo mismo con otros grupos que sí que entran claramente en una faceta puramente política. No me encajaban y se quedaron fuera por eso.

Y luego… a ver, una cosa que he pensado desde el principio es que yo no llego a todo. Hay una tentación de querer ser experto en cosas en las que no lo soy, y me gustaría limitarme a mí mismo. Por ejemplo, como te decía, yo encontraría muy difícil hablar de filosofía y metal extremo. No es mi formación y no le sacaría brillo, quedaría una cosa deslucida. Yo puedo coger unos cuantos libros de filosofía, pero la gente que lo estudia está a otro nivel y verá cosas que yo no veo. No me he querido meter en esos huertos porque considero que no debo.

Con la política me pasa un poco lo mismo, yo puedo tener mis convicciones y puedo llegar a deducir por ejemplo que el grindcore es en esencia político, ¿qué hago? A nivel historicista puedo por ejemplo decir: NAPALM DEATH, año 83 u 84, Margaret Thatcher, huelgas, enfrentamientos obreros, crisis de Irlanda… puedo leer las letras y sacar conclusiones. Pero si alguien ha estudiado ciencias políticas y le gusta el metal extremo, coge esa misma materia y le va a sacar más jugo. De alguna manera hay terreno que no estoy cubriendo porque creo que es mejor que no lo haga. Me jode, porque me gustaría leer sobre esas cosas pero no veo que lo esté haciendo nadie.

Subterráneo Wezine: Pasando a cosas un poco más prosaicas, ¿en cinco años cómo consigues filtrar toda la actualidad, todas las bandas y discos que van saliendo, para ver sobre qué merece la pena escribir y sobre qué no?

Salva Rubio: Es un trabajo de placer, así que no me exige tanto. A mí lo que más me interesa es lo que llamaríamos el zeitgeist, lo que se respira, el ambiente cultural dominante de un momento concreto. Lo que la gente dice, lo que la gente se transmite entre unas personas y otras, los acuerdos y conciertos sociales sobre qué es lo que mola y lo que no, por qué hay que escuchar a este grupo o por qué no. Yo voy escuchando lo que llega a mis oídos sin hacer demasiado esfuerzo. Obviamente de vez en cuando busco alguna cosa rara, pero me interesa la tensión entre el mainstream metálico y lo que está fuera. Me interesa ver cómo se toma la gente el nuevo disco de GOJIRA, que es tan diferente, o que de repente salgan clones de GHOST, o que ahora que están medio disueltos uno se ponga a hacer electrónica… Me interesa ver cómo percibe la gente el nuevo disco de METALLICA, porque es un cuento que no termina nunca, o qué festivales se están haciendo… Me interesa nadar en ese mar. Luego, según se va acercando la fecha de hacer el libro, voy buceando más para ver qué me he podido dejar, qué me he perdido o qué he sobredimensionado porque a mí me gusta mucho y no es para tanto…

Mira, por ejemplo… Yo siempre estoy recuperando cosas. Hace poco estaba recuperando a [ndr.: ininteligible en la grabación, y no consigo recordar el título. Pido disculpas]. ¿Lo has escuchado?

Subterráneo Webzine: No lo recuerdo. En la web escuchamos tantas cosas que al final te pierdes un poco… En parte también te preguntaba por eso, porque en un medio como el nuestro tenemos esa necesidad de filtrar, y muchas veces es muy complicado.

Salva Rubio: Claro… Yo no tengo esa obligación, por suerte. Nadie me pide la hora hasta que pasan cinco años, ¿sabes? Como cosas curiosas, por ejemplo CADAVER, me parece de los mejores grupos de black metal que ha habido. CADAVER y CADAVER INC, he vuelto a ellos… Y luego CHILDREN OF BODOM es un grupo al que en su día yo no hice caso porque eran un poco heavies, y ahora en contexto he visto que sus primeros discos son realmente interesantes, pero en los siguientes… Tenían un toque mágico, sabían hacer algo único, ¿qué ha pasado con eso?

Subterráneo Webzine: A mí me encantaba ese grupo. Cuando tenía quince años era mi banda favorita, cuando sacaron el Follow the reaper

Salva Rubio: ¡Normal! Es el que llevo en el móvil ahora mismo. Son muy buenos discos, muy personales, pero luego se metieron a hacer algo más moderno… Eso es arriesgado. Una cosa es ser como AMON AMARTH, que sacas el mismo disco toda tu vida, o como OBITUARY. Eso a mí me parece bien en cuanto a que vas a tener gente muy fiel. Te van a llover pocas críticas por hacer siempre el mismo disco. Pero si vas siguiendo lo que se va haciendo corres más riesgos. Yo creo que CHILDREN OF BODOM volverán a hacer ese estilo antiguo suyo cuando se consolide un poco más.

Subterráneo Webzine: A nivel personal, ¿hay alguna banda nueva o algún disco que haya salido en estos años que te haya sorprendido positivamente, o bien algún disco de algún grupo consolidado en el que tuvieras pocas expectativas y te haya gustado? Y por otro lado, ¿alguna decepción?

Salva Rubio: Estas preguntas siempre me dejan un poco en blanco… Como decepción quizá podría decir KREATOR. Es un grupo que me gustaba muchísimo y seguí con mucho interés los experimentos que hicieron. Ese rollo más gótico de Endorama, que no creo que fuera un gran disco pero era una búsqueda interesante. Renewal me gustó mucho. Luego entró Sami Yli-Sirniö y le dio una sangre nueva al grupo impresionante, y esos primeros discos sonaban muy frescos. Pero ahora mismo parece que hacen unas canciones muy enfocadas al directo, llenas de coros, muy facilonas, ¿sabes? No me importa que se hayan vuelto melódicos, pero sí creo que las estructuras de las canciones que están haciendo son muy complacientes para el directo, para el videoclip… Espero que KREATOR vuelvan a experimentar un poquito más.

Luego por ejemplo el nuevo de IMMOLATION me ha flipado, y el nuevo de MESHUGGAH. MESHUGGAH es una banda que me gusta pero, no sé por qué, iba perdiendo entusiasmo, ¿sabes? Cada disco suyo se me hacía como una montaña que había que escalar, tan absolutamente metidos en su paranoia monolítica que no sabía ni cuándo había empezado la canción. ¡Pero el último disco es mágico! No se han apeado de ese rollo pero pillas muy bien las canciones, cada una tiene su personalidad… Realmente me ha gustado mucho.

Subterráneo Webzine: A mí también me ha gustado mucho The violent sleep of reason. Fue mi favorito del año pasado junto con el de VEKTOR.

Salva Rubio: ¡Hostia, VEKTOR! También. Además me parece que a VEKTOR se les está yendo la olla y se están tecnificando demasiado. Pero que sigan, porque nadie está haciendo eso.

Yo en general no soy de estos viejos que piensan que todo el arte antes era mejor, pero a veces con el thrash sí. Hay un tipo de thrash épico que poca gente ha recuperado. Yo soy muy defensor de METALLICA, pero no ya por su carrera o sus discos, sino porque tenían una intención épica que cuando se murió Cliff Burton se perdió. …And justice for all es un desastre en ese sentido, es un disco con muy buenas intenciones pero que no llega a ser ni una cosa ni otra. Ellos no armonizaban bien, las tres o cuatro armonías que hay en ese disco deben ser de Cliff Burton… Pero es un disco que me gusta, y es más, para mí MESHUGGAH no existiría sin el …And justice for all, se nota si escuchas el primer disco de MESHUGGAH.
Otra de las decepciones, si se puede llamar así, es el último de
MUNICIPAL WASTE. Ese thrash-crossover divertido a mí me ilusionó mucho cuando aparecieron, pero se están repitiendo mucho. OBITUARY, por ejemplo, es que no sé si es una decepción porque es el mismo disco de siempre… Sí que es verdad que ellos antes jugaban más con los tempos, con las síncopas, pero ahora es igual, muy complaciente.

El nuevo de SUFFOCATION está muy bien. Y el nuevo de ULVER. ULVER me dan una de cal y otra de arena. El anterior no me había interesado, pero el nuevo… es tecnopop ochentero. Muy interesante.

Subterráneo Webzine: Lo siguiente que te voy a decir es una gilipollez, pero bueno, la suelto igual. No me he puesto a contarlas, pero he leído en algún lado que en este libro has incluido 213 bandas españolas. ¿Esto tiene algo que ver con la canción de SLAYER del Divine intervention?

Salva Rubio: Hostia, ojalá (risas). Esa canción me gusta y soy un grandísimo defensor de ese disco. Me da mucha pena que ya no toquen ninguna canción en directo… El último disco de SLAYER no es de lo mejor que han hecho, y me duele, porque yo soy muy de defender lo que han venido haciendo.

Pero bueno, el número salió así. Podría haber incluido alguna más o alguna menos.

Subterráneo Webzine: ¿Y por qué en este libro has dedicado un apartado específico a los grupos españoles? ¿Pensaste que en el panorama internacional perderían relevancia?

Salva Rubio: Primero, me lo pedía la gente, y dije, bueno, lo puedo hacer. No iba a ser un capítulo muy largo, y en el primer libro no habría tenido sentido. No siempre se ha entendido la decisión que tomé en ese primer libro, pero quise meter a los grupos españoles que habían tenido relevancia en un contexto mundial. Como español a lo mejor la gente esperaba un favoritismo que no di. Hay grupos muy buenos y muy importantes en la historia del metal extremo español que no incluí porque no salieron fuera en la debida medida.

Muchas veces me preguntaban en entrevistas cómo creía yo que estaba el metal español, y yo decía “pues bien, gracias“, ¿no? Vivimos en un país muy peculiar. Este libro del que te hablaba antes, La España vacía [de Sergio del Molino, comentado fuera de entrevista, ndr.], explica mucho de por qué el panorama de la música en España es como es y está tan centrado en las ciudades grandes incomunicadas entre sí. A nivel por ejemplo de giras pocos grupos se atreven a recorrerse la meseta arriba y abajo para llegar a pueblos perdidos sin saber quién va a ir a sus conciertos. Pero a nivel de producción me parece que es un país normal, y que en cuanto a la población que tenemos el heavy metal y el metal extremo están muy consolidados. No es un país conocido por el metal a nivel internacional, pero se hace mucho y se hace bien. Lo que a lo mejor no se hace bien es exportarlo o promocionarlo. Me puse a buscar y me salieron 213 bandas, que podrían haber sido 200 o 300. Lo que yo quería era darlas a conocer y eso creo que está logrado.

Subterráneo Webzine: Volviendo a un tema un poco complicado, y hablando un poco en general… Cuando hablábamos antes de cosas como el blackgaze o el djent y tal, hay algunas bandas que sí has mencionado en el libro como por ejemplo DEAFHEAVEN. O también ANIMALS AS LEADERS, que me sorprendió mucho y que además es uno de mis grupos favoritos de la actualidad.

Salva Rubio: Sí, lo metí dentro de los grupos fronterizos de lo progresivo. He levantado mucho la mano en esa sección, por divertirme y por meter también a grupos que se adivina que están influidos por la tradición del metal extremo. Por ejemplo, Chelsea Wolfe es cantautora, pero por ejemplo si escuchas a Tori Amos, que hizo una versión de “Raining blood“, te das cuenta de que esto llega a otros sitios. A ANIMALS AS LEADERS los metí como parte de eso. No sé lo que habrán escuchado en su vida, pero creo que si no existiera el metal extremo no habrían llegado a hacer esa música.

Hay grupos que están en las fronteras. Esto se ve en el blackgaze, donde hay grupos de gente con gorras y camisetas con tirantes… Pero bueno, ¿qué me ibas a decir?

Subterráneo Webzine: Pues precisamente que, viendo todo este caos con los terrenos fronterizos y demás, ¿qué podemos decir que es en la actualidad el metal extremo a nivel musical? Conocemos sus raíces históricas en el heavy metal y en el punk, pero en la actualidad, cuando oímos una banda, ¿cómo podemos diferenciar lo que es metal extremo de lo que no?

Salva Rubio: Creo que depende de lo cerca que estemos de las fronteras. En esta música tenemos unos estilos muy consolidados y siempre hay cosas que suenan a eso. Si nos salimos de las fronteras… En mi propia filosofía, ya que yo he venido aquí a hablar de mi libro (risas), siempre uso este triple rasero de lo formal, ético y estético. A lo mejor dudo con ANIMALS AS LEADERS porque a nivel ético y estético no vienen del metal extremo, pero están influidos por él. Sí creo que hay una zona gris alrededor del metal extremo donde bandas de otros rollos como el hardcore, el post o incluso el jazz se acercan o toman cosas del metal extremo y se mantienen en los márgenes. Y puede que eso a nosotros nos guste porque estamos más acostumbrados al sonido, pero a alguien que por ejemplo sólo escucha death sueco old school eso no le va a entrar. Aquí me voy a poner en una posición conservadora: creo que lo que fue, será. Es decir, que esas bases primigenias seguirán estando ahí y seguirán siendo la unidad de medida.

Subterráneo Webzine: Las últimas preguntas ya son más cortas. Si te digo que te mojes y me digas alguna banda que sea muy reconocida y muy popular pero que a ti por lo que sea no te guste…

Salva Rubio: OPETH podría ser un ejemplo, es una banda que puedo escuchar pero no me hace levantarme de la silla… Por lo general hay bandas que se van acercando a lo que podríamos llamar ese “mainstream metálico”, como decíamos antes KREATOR, AMON AMARTH… hay bandas que se vuelven tan populares que toca un poco las pelotas, ¿no? (risas) Pero bueno, los que te he comentado antes… Sin embargo, al revés, una banda que es muy popular y que sí me gusta es ARCH ENEMY, por ejemplo. Es un grupo que se llegó a hacer muy famoso, y tienen algunos discos que no me interesan nada, pero el último me ha parecido muy interesante. Michael Amott se ha atrevido con influencias que no había metido en otros discos, por ejemplo de la música setentera. Pero está tan bien metido que no sólo han mejorado su sonido sino que además ves cosas interesantes. Siempre que sacan disco me interesa. A lo mejor AMON AMARTH me da más pereza y lo escucho al mes de salir… Tienen discos que molan mucho y otros que no. El último que sacaron no me interesó demasiado, y por ejemplo el de ARCH ENEMY sí.

Subterráneo Webzine: Tengo entendido que no sueles escuchar metal fuera del extremo, pero ¿hay alguna banda que sí sigas?

Salva Rubio: A lo mejor BLIND GUARDIAN… hubo una época en que pegaron mucho, incluso a la gente a la que le gustaba el extremo. Tenían ese disco, Imaginations from the other side, que hasta a los que no escuchábamos heavy metal nos gustó. Era la época en la que estaba pegando fuerte el power, y a mí HAMMERFALL o GRAVE DIGGER nunca me entraron. Pero aquel disco era muy épico y a la vez muy técnico, y sí que me interesó.

Me pueden gustar también clásicos tipo JUDAS, pero a lo mejor soy menos de IRON MAIDEN. Tengo mis diez o quince canciones de IRON MAIDEN que me gustan, pero escucharme sus discos uno tras otro nunca lo he hecho. Ese tipo de heavy clásico no me gusta tanto.

Me está interesando últimamente el speed metal, porque están saliendo grupos tipo SPEEDWOLF que cogen ese rollo un poco hortera del heavy ochentero y lo “extremizan” muy bien. Por ejemplo MIDNIGHT, ¡me encanta! El Satanic royalty coge todo lo hortera que tiene el sleaze y hace que suene a black metal, y dices “joder, ¡qué bien suena!” Hay momentos en que parece que estás escuchando TWISTED SISTER, pero es black metal en el fondo… Ese rollo sí me gusta.

¿Qué más? Bueno, mira, nunca me ha gustado mucho DREAM THEATER. Escuché mucho Images & words, que es un disco con temas más cortos, un poco más metalizado, y ese me gusta. Además, ¿cuántos de aquella época no escuchamos ese disco porque el cantante salió con una camiseta de NAPALM DEATH? No sé si has visto ese video. Y luego salía Barney Greenway en un video de NAPALM DEATH con una camiseta de DREAM THEATER… Pero bueno, si bien DREAM THEATER nunca me llegó a interesar tanto, sí me interesa mucho todo lo que hace Kevin Moore. Llegó un punto en que decía “¿por qué me gusta tanto este disco y este otro no tanto?“, y era porque habían cambiado de teclista. Y este tío luego hizo OSI, que es como progresivo electrónico, ¡qué buenos son! Y también hizo CHROMA KEY, que es como OSI pero más rock. El caso es que todo lo que hace este tipo lo voy escuchando, y no necesariamente es extremo.

Seguro que podría decirte alguna otra cosa, porque siempre llevo algo de lo que yo llamo “placeres culpables”. Por ejemplo, yo soy muy de THE HELLACOPTERS y de rock de garaje, y todo lo que hace Nicke Andersson lo escucho. IMPERIAL STATE ELECTRIC me gusta mucho, y es básicamente pop-rock. Siempre llevo algo de esto para suavizar las escuchas.

Subterráneo Webzine: Para ir terminando, me gustaría que me hablaras un poco de los proyectos que tienes ahora fuera de la música y los otros libros que has estado haciendo, que parece que se te acumulan las ediciones.

Salva Rubio: Sí… Yo los escribo y el editor decide cuándo salen, y este año se han solapado. Es verdad, como te decía al principio, que para vivir de escribir tienes que tener una productividad alta. Mi fortuna personal es que estoy consiguiendo escribir sobre lo que me interesa. Yo podría dedicarme al guión de televisión, que se cobra bien, pero eres muy esclavo, y yo no me veo haciendo un guión por ejemplo para una serie de ahora. Podría, es lo que estudié y lo que se supone que debería hacer, pero prefiero dedicarme a mis frikadas. Estoy encontrando una serie de temáticas que me permiten vivir. Yo qué sé… a mí me gusta por ejemplo el cine histórico, pero es muy caro y no lo puedo hacer. Pero puedo hacerlo en cómic, puedo hacer cómics históricos. Si quiero contar la historia del Cid y meter millones de soldados en una viñeta lo puedo hacer. Con el ensayo de momento voy bien con la música. Con el guión de cine igual, es mi profesión en realidad y soy analista de guión desde 2003. Entonces me sale el libro de analizar guiones y lo hago encantado de la vida… Además éste salió en Estados Unidos, con lo cual se me puede abrir alguna puerta por ahí. El de Monet, habiendo hecho historia del arte, es que es como pornografía, ¿sabes? No puedo pensar en algo más agradable para mí que esto.

Y luego de vez en cuando hago novela, que es con lo que menos se cobra y por eso lo tengo que retrasar. La novela es sobre todo reflexión más personal, de mi vida, de mis obsesiones o del mundo que me rodea. Pero por ejemplo ahora estoy escribiendo una novela de tema swing. ¿Por qué? Porque yo cuando escribo hago turismo. No tengo que estar todo el tiempo en el universo del metal ni de lo romántico. Por mucho que seas un heavy no visitas sólo cementerios cuando vas de vacaciones, ¿no? A la gente también le gusta irse a la playa, vas con tus bermudas negras pero estás en la playa (risas). Yo intento llevar mi vida de una forma natural y que nada me quite libertad para ninguna otra cosa. De momento más o menos lo voy consiguiendo, y eso es lo que me alivia.

Subterráneo Webzine: Metal extremo 2 sale cinco años después de la primera parte, que además fue el primer libro que hiciste. A partir de ahí te han ido saliendo todas estas otras oportunidades, sea por coincidencia o no. ¿Fue tu primer libro como podría haber sido cualquier otro?

Salva Rubio: Sí y no… Yo creo que fue mi primer libro porque tenía que serlo. Yo en aquel momento no estaba todavía decidido a escribir novela ni nada. Pensaba que iba a quedarme en el guión de cine, pero encontré temas y curiosidades que tenía que explorar en otros formatos. Publicar sobre otras cosas fue una necesidad.

Subterráneo Webzine: Entonces, ¿cómo valoras el cambio en tu vida profesional y personal en estos años, después de lo que me acabas de decir?

Salva Rubio: Ha cambiado mucho, pero no sólo por el tema metal… Ese tema me reconcilia con algo que siempre me ha gustado, pero que era yo y mis cuatro amigos. Piensa que yo vengo de la época pre-internet. Cuando nosotros queríamos escuchar un disco… o lo tenías o no lo tenías. No podías buscarlo en internet. Incluso en los primeros años de internet la información era lamentable, páginas en HTML que no ofrecían gran cosa. Como mucho algún grupo tenía algún espacio, pero todo sonaba horrible, sonaba vetusto… El libro coincidió con la época en la que las relaciones de la gente se globalizan, gracias a las redes sociales, etc. Empiezas a conocer a gente, te escribe correos gente que no conoces, te dicen que les ha gustado tu libro… Ayer me escribió un hombre de Argentina: “por fin tengo tus dos libros, tengo cuarenta años, esta música es mi vida y he recuperado mi juventud“. Entonces ves que, más allá de lo que supone escribir el libro, es como si fuera un álbum de fotos de la juventud de muchos de nosotros. Además es una cosa que está viva, no es un álbum de fotos viejas y ya está. A mi eso me satisface.

Por otra parte también es verdad que es difícil. Todo el mundo dice que es imposible vivir de escribir, pero por algún tipo de milagro yo lo he conseguido. Mi vida es muy humilde, por decirlo de alguna forma, pero a mí ya me vale. Para mí es más importante poder escribir que, yo qué sé, tener un Ferrari, ¿sabes? Tampoco sabría qué hacer con un Ferrari, creo que lo vendería (risas). Pero sí, el libro salió en 2011 y creo que empecé a escribirlo en 2009, desde entonces son ya casi diez años y han sido muy interesantes. Ha merecido la pena.

Subterráneo Webzine: Pues creo que es una forma perfecta de acabar. Muchas gracias. ¿Quieres añadir algo más?

Salva Rubio: Muchas gracias a ti, Antonio, por esta entrevista, y a tus lectores por haber leído toda esta conversación. Espero que se lo hayan pasado bien.

COMENTARIOS