Inferno Sur – Sevilla – 12/05/2017

Enlaces:

Dicen los más veteranos y no tan veteranos (ahí me incluyo yo), que lo que está sucediendo en Sevilla en estos últimos años es una bonita realidad que no hace tanto, era impensable. Conciertos con una asistencia paupérrima que han sido reemplazados por unos cuartos eventos que, o bien han tenido una ingente afluencia de público o incluso y con un poco de suerte, un sold-out. Alguna vez en Subterráneo Webzine he relatado los motivos: que sea un viernes, la Sala X, integrada dentro de un pequeño circuito de salas integrado en la propia ciudad y relativamente cerca del centro y la zona de marcha de la misma. Lo que llama la atención para seguir la fiesta, no tienes por qué elegir entre concierto o fiesta. Influye, cómo no, un cartel variado con alguna banda nacional potente, como cebo y por último y no menos importante, que veo a las nuevas generaciones bastante motivadas. ¿El impulso de mover la escena y apoyarla? Sí ¿De desiflará en unos años este entusiasmo? Quién sabe, pero de momento las cosas van a favor.

Hablaba previamente de la motivación de las nuevas generaciones, y eso se reflejaba en NUCLEAR ANTICHRIST, todos sus miembros rondan los 20 años (salvo el cantante, con 16) y si bien este era su segundo concierto, ganas no les faltaban, ni técnica. Tocar, aunque sea parcialmente, “Crystal Mountain” de DEATH, no es sencillo. Bien es cierto que, salvo su bajista, Toni, que apunta maneras de frontman, el resto está un poco cortado aún sobre las tablas (aunque mejoraron bastante con respecto a su primer concierto). Vale que el poco material propio que tienen no es el death/thrash más maravilloso del mundo inventa la rueda, pero tienen la voluntad y las ganas para llegar donde quieran. Algo debieron hacer bien cuando lograron tan pronto que la gente se moviese, hiciese pogo… En otras palabras, no se los comió la timidez o los nervios. Hablamos de un grupo realmente novel, no les podemos pedir mucho más, y sin embargo, ya han logrado más de los que a muchos otros conjuntos novatos les gustaría. Tienen mucho que aprender, sin embargo el entusiasmo y las ganas de arrasar… En eso ya son maestros.

SETLIST

-“The Exorcist” (POSSESSED) 

-“Ultrarrapid death”

-“Nuclear legions”

-“Black metal” (VENOM)

-“In Death we trust”

-“Killing spree”

-“Crystal mountain” (DEATH)

-“Raining blood” (SLAYER)

PHYSIS, por otro lado, no eran tan novatos. Desconozco cuando conciertos llevarán a sus espaldas, sospecho que no muchos, pero cada uno de sus miembros ya tiene cierto bagaje en otros grupos de la localidad, como EKKADON o MY MOM DANCES MOSH. Sus raíces, pues, estaban en el metalcore, deathcore… En el metal moderno, en definitiva. ¿Cual es el siguiente paso, pues? Ahondar y desarrollar dichas raíces, coger la base de metalcore y añadirle más complejidad, con más matices y detallista: Hacerla más progresiva, en definitiva. Obviamente para tocar cualquier tipo de música que se denomine progresiva, hay que tener ciertas manos, y cada miembro de PHYSIS, desde las cuerdas vocales a la batería, tiene bastante dominio de su instrumento. Salvo que quisieran hacer locuras ultra técnicas (como un grupo que vendría más adelante), realmente pueden hacer lo que les de la gana.

Su repertorio consistió en su primer EP, Squared sequence, que saldrá en breves y se nota que estos chicos tienen de referencia a ANIMALS AS LEADERS, THE CONTORTIONIST, BETWEEN THE BURIED AND ME, NO CONSECUENCE… aunque todavía no llegan al punto de locura técnica de estos, aún siguen muy enraizados en los chug riffs y breakdowns propios del metalcore… aunque la manera de ejecutar los riffs no sea la típica y tópica. Tienen un pie en la brutalidad directa y otro (en ocasiones) en el tecnicismo. Debo decir que me ganaron más en los momentos complejos que en los de brutalidad, pero entiendo que quieren hacer de esta dualidad parte de su identidad.

Punto aparte (sin menospreciar al resto) para el registro vocal de Sam, cantante al que, indirectamente, he seguido desde los tiempos de su primer grupo, EKKADON y que ha pegado un gran salto de calidad desde entonces, y para su bajista, Pollo, que gracias a que tan sólo había una guitarra, sí podía apreciar sus líneas de bajo, bastante detallistas.

Al igual que NUCLEAR ANTICRIST, salieron enchufadísimos. No era para menos, tenían que ganarse a la parroquia con su apuesta no tan común. Desde fuera se veía a un conjunto con experiencia, que realmente sabía cómo lidiar con un concierto de estas características (la audiencia a estar alturas ya comenzaba a ser pronunciada) y  animar al personal con algo que no es brutalidad pura y dura, no es tan sencillo como parece

Tienen un nicho de mercado complicado, ya que el metalcore progresivo aún suena a perro verde, pero si son capaces de moverse por los sitios y lugares adecuados, no veo por qué no pueden conseguir cierto éxito en un futuro.

SETLIST

-“Danaus Plexippus”

-“Pandemy”.

-“Vanilla Kush”

-“Feeding Madness”

-“False Flag”

-“Uncontrolled Plague”

-“Squared Sequence”

Se discutió mucho la presencia de DUGO en el festival, debido a que eran los que tenían la propuesta más relajada de la noche. Una especie de rock/metal alternativo, con ramalazos de nu (por aquello de los dos vocalistas, uno melódico y otro más agresivo) que, sin duda, contrastaban bastante con la agresividad que les había precedido y la que estaba por venir. Yo soy de los de la opinión de que, aunque no peguen, siempre es necesaria una nota de color entre tanta (relativa) homogeneidad, un pequeño recreo entre las dos partes más diferenciadas del festival, la parte con menos experiencia y la más profesional. Aunque DUGO caían en la primera categoría, ya que, al igual que NUCLEAR ANTICHRIST, ellos también se estrenaban en los escenarios. Pero, como PHYSIS, sus miembros no eran unos extraños en estas vicisitudes y también tienen un EP debut a punto de salir.

Quitando el nefasto sonido de la sala, que eliminaba esa nitidez que tienen en estudio, DUGO salieron bien parados no sólo por entusiasmo, sino también por ese contraste que a muchos les chirriaba. El ser tan distintos logró que el público se relajase, los viese de manera distinta, más reflexiva y menos visceral. O sin tanta palabrería bonita: Porque después de tanta tralla, aprecias algo más calmado. No serán santo de mi devoción, pero entretuvieron a los asistentes, que es lo que cuenta.

SETLIST

-“Llegaré yo”

-“Sin Aire”

-“Dispara”

-“Dosis”

-“No era mi sombra”

-“Súplica sin más”

-“Historia”

-“Lugar Insólito”

Posiblemente ONOMASY sean uno de los casos más claros de “grupo-que-merece-estar-mucho-más-alto-de-lo-que-está“, no sólo porque Ashes and dust sea uno de los mejores discos de death metal técnico que han salido de España y qué coño, del género. Sino porque verlos en directo es un ejercicio de pornografía musical. Todo lo que plasman en el disco, tal cual se traslada a las tablas. El nivel de perfeccionismo roza el absurdo hasta tal nivel que, como un amigo asistente apuntó, entre tema y tema digitan. Y a pesar de todo el enorme repertorio de ejercicios técnicos que hacen, todavía les queda un pequeño hueco para moverse sobre el escenario. Eso hablando de los instrumentistas, porque su frontman es una auténtica bestia que se mueve bastante, cuenta con unas cuerdas vocales que están al mismo nivel de exigencia técnica que sus compañeros a los intrumentos de cuerda y percusión. La única pega fue, cómo no, el nefasto sonido. La precisión quirúrjica de la que hacen gala ONOMASY merece un sonido claro y cristalino, cosa que no pasó, dejándonos con una bola de ruido grave y acoples. Una auténtica lástima. Pero aún así y con esas condiciones poco ideales, eran capaces de lo dicho, plasmar cada canción con una maestría que asusta, y logrando que sus cuarenta minutos se hicieran cortos. Si son death metal técnico o deathcore, da igual, calidad tienen de sobra. Es evidente que están más cerca de BENEATH THE MASSACRE, los primeros THE FACELESS y sobretodo NECROPHAGIST, que de SUFFOCATION o CRYPTOPSY, pues son hijos de su tiempo y es lógico que le den un matiz moderno a sus composiciones.

Por cierto, a quién piense que el death técnico es aburrido por ser una sucesión de solos sin sentido, le recomendaría ver a estos chicos en directo y en estudio. Su habilidad no se resume en la técnica, sino en hacer canciones realmente atractivas, que pueden ser escuchadas muchas veces sin resultar soporíferas, donde las intrincadas estructuras cobran sentido y realmente “nos piden” sonar así. No son unos BRAIN DRILL que juntan solo tras solo infumable con el único objetivo de engrandecer su ego y sus gónadas masculinas. Son auténticos virtuosos con sentido de la canción que nada tienen que envidiar a cualquiera de los grupos que tocan en EEUU en el festival itinerante Summer Slaughter o alguna de esas fantásticas giras europeas que pasan como de la mierda de este país y que aquí no hacemos más que suplicar. Su problema, como apuntó mi compañero Miguel en la reseña de Ashes and dust, es que no tienen amigos que les coloquen en giras importantes. Así de contundente y triste. Luego babeamos por cualquier grupo de deathcore de tercera con sólo un EP que se patee toda Europa con una campaña de publicidad digna de Jazztel o el III Reich.

SETLIST

-“The Maze of unhappiness”

-“I Am”

-“Digging Up the moon”

-“Advantage of the disadvantage”

-“Descending to the other side”

-“Ashes and dust”

-“The jailer of the lives”

-“The heritage of the loyal”

EBOLA D.P. volvían a casa tras su último concierto en septiembre, en la misma sala, lo cual es un riesgo bastante grande. El riesgo del que hablamos es el de aburrir, porque en una ciudad como Sevilla, entra en las quinielas que muchos ya te hayan visto en aquel bolo… Y en otros anteriores, como es mi caso. La tentación de quedarse fuera de la sala esperando, porque “ya los he visto mil veces”, es grande. Jugar en casa no siempre es bueno, a veces puede jugar muy en tu contra. Ya que la música estaba más que vista para muchos, con su deathcore/metalcore con pinceladas melódicas y muchos tonos bajados en los mástiles, quedaba sorprender en el otro aspecto: el visual. Vale, no estamos en un concierto de RAMMSTEIN, pero siempre se pueden cuidar ciertos detalles para ofrecer un concierto más atractivo, tanto para los que te ven por innumerable ocasión como para los que se estrenan contigo. Dichos detalles pueden incluir un cajón personalizado donde tu cantante, alma inquieta en la pista, se pueda subir e imponer al personal, o una sábana blanca para crear un halo de misterio durante el primer tema. Son tonterías, sí, pero ayudan a que el interés no decaiga.

Quizás, por el resto de cosas, EBOLA D.P. pequen de previsibles, pero eso tiene su reverso positivo. Ya nos conocemos “Último round”, el pegadizo estribillo de “Es ocasión”, el rapeo de “Rencor” (aunque sin Vikingo de los NARCO en esta ocasión), su himno “Machete”, que se hizo de rogar tras un bis, pero también sabemos que provocarán moshpits, un wall of death, que su música con tonos graves será muy efectivista. En definitiva, que te guste más o menos su propuesta, sabes que no fallarán, que son una apuesta segura para quién decida meterlos en un cartel. La música de EBOLA D.P. es simple, agresiva, pero antetodo, funciona.  No obstante, el riesgo de saturación local sigue ahí. Espaciar las visitas aún más podría ser una solución, porque con tan sólo un disco y un EP, no podemos pedir muchos cambios de repertorio. Pero ese problema será para otra ocasión…

SETLIST

-“Virus”

-“Tu camino”

-“13”

-“Falsa necesidad”

-“Rencor”

-“Recuerdos”

-“Es ocasión”

-“Póstrate”

-“Último round”

-“Machete”

No tengo ningún problema ni vergüenza en reconocer que a muchos conciertos a los que voy en esta ciudad, me basta con leer el nombre del grupo y una breve lectura sobre qué género practican. Una costumbre fea que seguramente me haya llevado a perderme a más de algún grupo por prejuicios míos, algo que nunca sabré. Pero que por otro lado me ha dado grandes sorpresas en mis apuestas a ciegas. BROTHERS ‘TILL WE DIE es un gran ejemplo de esto. Si bien los conocía de oídas, pensaba que escucharía una dosis de hardcore metalizado, al estilo de HATEBREED u LIONHEART. Pero la primera hostia me la llevé en la cara al oír “The thin line between death and immortality” el tema homónimo de su último disco y que estaba en una difusa frontera entre hardcore, deathcore y beatdown hardcore. Un sonido que definiría como sucio, violento y muy bestia, como una pelea a machetazos entre mafiosos.

Fueron los únicos en contar con un sonido decente, tanto que hasta me sorprendió oír los samplers con los que contaban. Y es que los madrileños son otras máquinas sobre el escenario, la compenetración entre ellos, el plasmar con la mayor fidelidad posible el sonido del disco, que germina en algo tan aparentemente insignificamente como en acabar la canción exactamente para cuando tu sampler empiece. Es un detalle que muestra la exactitud con la que actúan. Te aplastan con sus riffs y breakdowns ultra graves, cuando crees que no pueden llegar más lejos, se superan a sí mismos. Quizás en su obra de estudio, se hagan un tanto pesados, pero aquí fue totalmente diferente, mucho más fluido y directo, sin posibilidad de aburrirse. No inventan la rueda, pero tienen actitud y rabia de sobra.

Punto y aparte para su vocalista Felipe, con unos tonos graves que son realmente imponentes. Posiblemente junto con ONOMASY, los grandes triunfadores de la noche, aunque y como leeréis en cualquier otra crónica, todas las bandas desempeñaron un gran papel, algo que no se quedó en un rancio tópico.

SETLIST

-“The thin line between death and immortality”

-“Hand to hand”

-“Facta non verba”

-“Batsu”

-“Back in the game”

-“Cain et Abel”

-“Delusional parasitosis”

-“Body.Mind.Soul”

-“Bushido”

-“Deconstruction”

-“Agony loves me”

-“Real eyes realize real lies”

Una noche que por todos los participantes, desde organización hasta público, salió a pedir de boca. No hubo sold-out, pero sí una entrada generosa de público. Ha costado sus años de vacíos escénicos, pero parece que, por fin, algo se mueve en la capital hispalense. Que así siga.

Fotos: Abraham Rodríguez Estébanez

COMENTARIOS