GUADAÑA – Karma, 2017

Enlaces: Facebook Otro enlace

En la escena nacional ya es muy frecuente escuchar GUADAÑA entre las recomendaciones de heavy metal. Sin duda, los gaditanos han sabido obtener su merecido puesto poco a poco, hasta ya ser habituales en el listado de recomendaciones. Redes sociales, boca a boca, revistas…no importa el medio, han sabido ganarse al público, al que cada vez y con mayor frecuencia, se unen más personas.

GUADAÑA comenzó con El grito del silencio en 2012, dos años más tarde lanzaron su segundo larga duración, Deryaz, y este 2017 nos han dejado Karma, su tercer larga duración. Los gaditanos se mantienen constantes, a buen ritmo, pero a la vez ofreciendo mejor material de forma progresiva.

Presentación sobresaliente de la mano de Fernando Navarro,  que nos ofrece una portada y un diseño muy originales. Sin menospreciar sus dos anteriores larga duración, me veo casi obligada a decir que en presentación gana, con diferencia, Karma. Portada llamativa de agradables tonos verde-azulados con una imagen a la que podríamos etiquetar como mística.

Otro detalle que ha captado mi atención en mi viaje por Karma es la utilización de citas célebres que le han atribuido a cada canción (Mahatma Gandhi, Fredich Nietzche, Charles Chaplin, Zack W. Van, John Lennon, José Ortega y Gasset, Steven Covey, Confucio, Frida Kahlo, Gengis Kan, William Shakespeare Walt Withman). 

Este álbum representa la evolución positiva del grupo, forjando un estilo único que a la vez es una fusión de diversos subgéneros. Karma es un cóctel de 13 ingredientes que aúna los riffs del heavy más clásico, pasando por el power, pinceladas de thrash e incluso canciones que contienen toques electrónicos muy llamativos, como en el caso de ”El bosque”, acercamientos al hardcore como en ”Némesis”, con Salva encargado de protagonizar el tema con la voz gutural.

Una sorpresa que encontramos en mitad del álbum es la exótica y oriental ”Encrucijada”, un tema absolutamente fuera de lo convencional y que destaca muchísimo entre la agresividad y energía del resto de las canciones.

Sí, has leído bien, GUADAÑA se ha atrevido a fusionar variedad de subgéneros, y aunque sé que puede que la idea te asuste, verás que han sabido unificarlos de la forma adecuadaobteniendo como resultado un trabajo muy original.

Cada fragmento de Karma ha sido minuciosamente cuidado, desde la excelente presentación (colores, fotografía), el uso meticuloso de citas célebres acorde a cada canción. Sonido impecable, mentiría si dijera que es mejorable, puesto que tiene una limpieza y calidad envidiable. Las letras en Karma, a diferencia de otros álbumes u otros grupos, no son para todo el público, o al menos yo no lo recomendaría para cualquier tipo de público. Este álbum, es en mi opinión, algo más que música para entretener, pues este CD hay que saber entenderlo. Quiero destacar las letras, complejas, a veces incluso metafóricas, y por ello es ahí cuando, desde mi punto de vista, recomiendo este trabajo de los gaditanos para oyentes activos.

Tanto la parte instrumental como la lírica son impresionantes, pero si quieres disfrutar este CD, mi consejo es que no dejes que la parte instrumental eclipse las letras, porque esconden mensajes, que incluso me atrevería decir que casi apelan a una mejora de la sociedad. Podemos encontrarlos desde la fuerza de voluntad para mantenerte firme y enfrentarte a cada nuevo reto (”Aún sigo en pie”), la personalidad, en la que tenemos un protagonista que lucha por la identidad y por no ser una oveja más en el rebaño (”Ser uno mismo”) o la traición y renuncia a uno mismo por interés (”Reflejos”).

Una vez más quiero recalcar la importancia que tienen las letras en este último trabajo de GUADAÑA, y por ello escojo como mi tema preferido ”El castigador”, parece ambientada en pleno Romanticismo, pues intenta demostrarnos la fuerza de la naturaleza, superior a cualquiera de nosotros. Un llamamiento a la culpabilidad humana por haber destruido todo lo que se nos dio cuando lo único que teníamos que hacer era cuidarlo. Y como no lo hicimos, ahora debemos enfrentarnos a las consecuencias.

Karma es inmejorable, una agradable fusión de distintos subgéneros musicales, mensajes profundos que intentan apelar al oyente, riffs duros, agresivos, colaboraciones con otros artistas. Un trabajo con personalidad y minuciosamente cuidado. Recomendadísimo.

COMENTARIOS